La Cristalera: Agradable gastrobar

Por Rolandino

La Cristalera: Agradable gastrobar

De apertura reciente, los encontramos en segunda línea del Vial, en la calle Rafael de la Hoz Arderius número 14, en su tramo más próximo a la avenida Tenor Pedro Lavirgen y en el local ocupado hasta hace bien poco por el restaurante Arrow. Hablamos del gastrobar La Cristalera. Se trata de un local amplio y luminoso dispuesto en forma de «L» y con amplia fachada a su calle y a Antonio Fragero más unos enormes ventanales a ambas calles que, unido a una agradable decoración en tonos blancos, lo hacen muy luminoso y acogedor.
Con generoso horario, que comprende desde los desayunos de primera hora de la mañana hasta las cenas, preside su enorme barra una preciosidad en cerámica de Sargadelos que esconde tres grifos de cerveza, en este caso de la marca Estrella Galicia: su cerveza clásica, sin alcohol y la edición especial llamada 1906. La carta de vinos es más que razonable en sus precios pero muy escasa en la oferta, con apenas ocho referencias de vino tinto sin más variedad que las inevitables cuatro de Rioja y cuatro de Ribera del Duero, un par de verdejos y un rosado. Se echa en falta una presencia de cierta entidad de los vinos cordobeses que brillan, prácticamente, por su ausencia.
Sin grandes pretensiones pero con un nivel muy aceptable, la carta ofrece distintas opciones para compartir en las que la ensaladilla, plato fuerte de muchos establecimientos de estas características, es quizá el más flojo de los platos; los boquerones en vinagre y las anchoas son muy recomendables y sobresale tanto una lograda tosta de sardina sobre un fondo de tomate como una sabrosa tosta de salmón. Aparte de las distintas opciones de ensaladas, con la imprescindible césar y la cada vez más de moda ensalada de quinoa, es muy correcto el revuelto de habitas con jamón y notable el de bacalao. En los platos principales la carta ofrece una amplia variedad que incluye los imprescindibles churrascos, presa y rabo de toro en las carnes y un sobresaliente, quizá lo más sobresaliente de la carta, lomo de bacalao confitado.
Ofrece la Cristalera la opción de menú entre semana y cada día de la semana tiene un plato especial del día. Su tarta de queso con mermelada de fresas, aun no siendo casera, es recomendable entre la oferta que comprende una tarta de chocolate y una de piononos.
Un fuerte evidente de este local, aparte de su aspecto, es un servicio agradable y profesional pendiente en todo momento de agradar al comensal, así como un precio competitivo que permite decir que ofrece más de lo que cobra.