Taberna La Montillana

Taberna La Montillana: renovar un local con historia

Por Mercedes Cabrera

Nombre Taberna La Montillana
Dirección Calle San Álvaro, 5 (  )
Horario De 12:00 a 00:00
Teléfono 957579518
¿Tiene barril de Cruzcampo? No
Terraza

En la calle San Álvaro se encuentra la taberna La Montillana, perteneciente a un grupo con varios establecimientos. Toma el nombre de una mítica taberna que estaba en el mismo lugar, donde se jactaban de ser la primera en nuestra ciudad en la que se empezó a poner tapas, porque en Córdoba solo se tomaban avellanas con el vino.

Tiene una carta con unos entrantes como la mazamorra de nueces, ensaladilla de gambas y mojama de Barbate, algunas ensaladas y otra parte dedicada a las especialidades como las croquetas y las bravas a la Montillana. Algunos fritos y en las carnes prepondera el ibérico y la socorrida hamburguesa. Disponen de sugerencias en una pizarra a diario.

El local está agradablemente decorado con un patio cubierto con luz natural que proporciona calidez al entorno. Comenzamos con una de las sugerencias del día, tortillitas de camarones. Algo tendrán cuando cocineros tan importantes como Joan Roca, Dani García y Ángel León han conseguido desatar su creatividad con versiones de esta popular fritura gaditana en sus cartas. Con buen sabor pero careciendo de ese crujiente como si fuera un barquillo; algún camarón más se echa en falta.

A continuación unas croquetas con taquitos de jamón ibérico. Masa bastante cremosa, casi fluida, donde la bechamel está bien trabajada evitando ese sabor a harina cruda. Empanado demasiado grueso . Buena fritura, en su punto, doradas, gracias a esa temperatura óptima del aceite; demasiado frío se engrasan, demasiado caliente, se ennegrecen y dejan de ser atractivas al perder ese favorecedor tono dorado. ¿Cuál es el tamaño de croqueta ideal? Grandes croquetones y exceso de relleno anulan el efecto del rebozado. Pequeñas croquetitas, la bechamel muere sepultada por el pan rallado, así que…en el término medio está la virtud.
Pasamos ahora a una ensalada de brotes y pollo en escabeche a la mozárabe. Base de hojas tiernas donde predomina el dulzor del guiso del pollo; aromas a canela, y vino dulce envuelven el plato. Quizás una presencia mayor del vinagre haría equilibrarlo. Para terminar un choco a la brasa con verduritas, con un punto ligeramente duro. Es difícil el tratamiento de éste, son muchos los factores que pueden actuar en su contra a la hora de cocinarlo. Con el típico aliño de ajo perejil y aceite, resulta un plato sabroso.
En resumen, La Motillana nos presenta un propuesta óptima, con un buen servicio y en un local céntrico con mucha animación de público.