Cal Viva (Morón)

Cal Viva: «La vuelta a los orígenes»

Por Antonio Colsa @elquillodecadiz

Nombre Cal Viva (Morón)
Dirección Calle Marchena, 61. Moron de la Frontera (  )
Horario Domingos, martes y miércoles de 13:00 a 16:00; jueves, viernes y sábados de 13:00 a 16:00 y de 20:00 a 23:30. Cierra los lunes
Teléfono 854802265
¿Tiene barril de Cruzcampo? No
Terraza No

Cal Viva, la nueva propuesta del cocinero Leonardo Ramos que después de triunfar en Sevilla con DeÓ y una pausa por motivos familiares, regresa a su ciudad natal con este nuevo proyecto. La cal de Morón es una de las señas de identidad de su pueblo. En pocos lugares podrá encontrarse una tradición tan antigua y profunda como es la de la elaboración de la cal y su arte popular de utilizarla.
Desde tiempos romanos, miles de toneladas llevadas a lomos de borriquillos forman parte de los pueblos blancos de Sevilla y sus alrededores. A la hora de buscar nombres y de consultar muchas posibilidades, cayó en sus manos un libro editado por el Museo de la Cal de Morón: Cal Viva el trabajo de los caleros en Morón. Pero no fue él quien decidió el nombre sino su mujer, que dijo: «ya lo tenemos: Cal Viva».

Cal Viva en Morón
Y con este nombre arrancó el pasado 20 de noviembre este nuevo proyecto de Leo. Cal Viva, defiende una propuesta de cocina de mercado, pegado al terreno que pisa y marcado por la cercanía de su entorno.
Tagarninas, espárragos, legumbres, verduras, pero también caza menor forman parte de su oferta gastronómica. Se suman los pescados de la cercanía tanto de Huelva como de Cádiz, a través de proveedores de confianza.
Entrantes fríos, entrantes calientes, ensaladas y verduras, pescados, carnes y postres. Así está vertebrada la carta del restaurante con unos 30 platos, a la que se unen, normalmente 5 ó 6 platos fuera de carta.
Arrancamos con un delicioso buey ahumado y curado al estilo de una cecina con aceite de trufa y puntos de tomate, piñones garrapiñados y setas en crudite. Riquísima combinación.

Cal Viva en Morón
Unas ortiguillas de Chipiona fritas con una emulsión de algas, tal vez un poco pasada de punto de fritura.

cal-viva-moron-3
Unos ricos canutillos de ‘pringá’ del cocido sobre humus de sus garbanzos, muy buena combinación.

Cal Viva en Morón
Un genial plato de temporada y homenaje a su tierra estos espárragos con huevo a baja temperatura.

Cal Viva en Morón
Un morrillo de atún ahumado en aceite de trufa con espinacas y lombardas. Rico, pero mejoraría con un poco de menor cocción, para realzar más el sabor del atún.
Unas carrilleras glaseadas, patatas con cebollino y lombarda caramelizada.

Cal Viva en Morón
Sus famosas alcachofas cocinadas a baja temperatura en aceite de jamón y chuntney de hierbabuena.
Y para terminar el steak tartar de solomillo de vaca.

Para la parte dulce, un plato que me encanto fue el estofado de higos y orejones con helado de avellanas y crumble de especias dulces. Los higos y orejones macerados en ron, y esa combinación de frutos secos calientes y la frescura del helado de avellana resulta magnífica.

Cal Viva en Morón
Y unas poleás de naranja, nueces caramelizadas y crujiente de anís.

Cal Viva en Morón
Buena selección de vinos, se deja ver el gran conocimiento que tiene Leo en ese campo, buena selección de generosos, que seguramente irá a más. El resto de la carta de vinos no la vi, pero por lo visto en vitrina el nivel es bueno.
Muy buena atención en sala, a cargo de Alicia.
A mejorar tal vez temas de acústica en el local interior, con exceso de ruido y más tranquilidad en la persona que recibe las llamadas de reservas por teléfono.
Un sitio que será seguramente uno de los destinos a peregrinar y conocer: Morón y su Cal Viva.