Nombre Venta El Mármol
Dirección Carretera Brenes, km. 6 (San José de la Rinconada) ()
Horario De 05:30 a 0:00
Teléfono 954686014
¿Tiene Cruzcampo?
Terraza

«Si nos empeñamos en subir al Aljarafe cada vez que salimos de Sevilla a comer, corremos el riesgo de perder lo más auténtico»

Los sábados y, sobre todo los domingos, da miedo ver salir de Sevilla los coches camino del Aljarafe para llegar a cualquiera de sus múltiples ventas o restaurantes. El plan consiste en salir a comer “al campo”, con independencia de si el resultado final es que como no hay mesas fuera, te metes en una sala ruidosa, con un servicio que no da abasto, y con vecinos de mesa de tu barrio que te hacen pensar que para qué te has dejado llevar por el entusiasmo. Pero como hemos indicado otras veces a casi nadie se le ocurre tirar por la carretera de Utrera, por la de Alcalá, por la de Córdoba, o como el caso del que hoy vamos a hablar, por la que te lleva a la sierra norte.

A escasos 25 minutos de Sevilla, en el término municipal de San José de la Rinconada, se encuentra la venta El Mármol, junto a la barriada de el Gordillo y lindando con el canal de riego del valle inferior del Guadalquivir.

Nada más entrar te das cuenta de que esta venta es polivalente. Así, tiene tres o cuatro ambientes -todos decorados con motivos taurinos-: barra, mesas sin mantel junto a la barra, mesas con mantel de papel en un salón próximo y, finalmente, una sala más reservada con mesas y servilletas de tela. A gustos, colores.

Pero lo importante de esta venta es que dan bien de comer. Y casero. Sin tonterías. Nos sentamos entre dos réplicas de burladero y nos disponemos a comer. Lo primero que llega a la mesa es un buen plato de jamón serrano Tartessos, fino y sabroso. Y con él unos boquerones frescos y extraordinariamente bien fritos. Como nos sorprendió este pescado, nos animamos a probar un calamar fresco de potera sobre un lecho -quizás demasiado basto- de cebollitas. muy bueno también. En el capítulo de carnes decidimos tocar lo más casero, y lo más selecto. Una carne suave con un tomate vigoroso y patatas de verdad y cortadas a cuchillo pone difícil el listón para lo que viene después. Pero también triunfa este último plato, un chuletón de vaca gallega de cárnicas Luismi de Guipúzcoa, de primera calidad, pero sobre todo bien tratado que es lo más importante.

Quizás el capítulo menos acertado sea el de los postres con una tarta de galletas y chocolate, y una tarta de queso no tan finas.

Pero lo importante es haber descubierto un sitio así a las afueras de Sevilla, de cocina sin complejos, con atención sana y esmerada, con producto de primera…y sin vecinos de tu portal en la mesa de al lado.