Bar Menta

Bar Menta: «Viaje de placer»

Por Euleon

Bar Menta: «Viaje de placer»
Nombre Bar Menta
Dirección Cueva de Menga, 28 (  )
Horario De lunes a viernes de 8:30 a 16:30 y de 19:00 a 0:00. Sábados y domingos de 13:00 a 17:00 y de 20:00 a 0:00
Teléfono 954250695
¿Tiene barril de Cruzcampo?
Terraza

«El Menta se pronuncia con el artículo por delante, que es la máxima distinción de la Sevilla tabernaria, aunque esté en Sevilla Este»

Vivimos la era de la tiesura. Lo precario está de moda y, como una pescadilla que se muerde la cola, hemos entrado en una espiral donde la sociedad o el sistema puede ofrecernos un amplio abanico de baratijas con las que ir gastando el poco dinero del que disponemos: que ese es el fin: pagar poco. Este es el siglo del ‘low-cost’ (loucó para entendernos). Quedarse en casa sale más caro que echarse a la calle. Trae más cuenta vestirse de cualquier manera (primá), coger un avión de esos de transporte ganadero (rayané), un apartamento turístico (bianbí), un menú de plástico (burrikín) y vámonos que nos vamos. Y Sevilla, cómo no, se ofrece como capital del canino y el tieso con todo tipo de comodidades para unos e incomodidades para otros. Lo último es el patinete de usar y tirar (como los klíne). Usted se monta, se da un garbeo por el centro y lo deja tirado donde le salga de los perendengues, y el que se tropiece y se dé el jardazo que arree para el hospital (fremá).

Viajar de verdad, disfrutando de la ciudad por poco dinero, es tirar para Sevilla-Este: está lejos pero vale la pena. Allí nos paramos hoy en un clásico que ha entrado por la puerta grande en el breviario de los inevitables del tapeo sevillano: El Menta. Porque se pronuncia con el artículo por delante, que es como la máxima distinción de la Sevilla tabernaria.

Bar Menta en Sevilla Este

El Menta está en los bajos de un bloque de pisos con buen aparcamiento y terraza soleada para que los niños potreen a gusto y dejen a los mayores echar la Cruzcampo (¡qué bien la tiran!) al amor del Lorenzo. Tiene pinta de pub setentero, de aquellos de copa larga y falda corta; pero, aunque también tiene música de hielo en vaso, lo bueno de aquí es su comanda. La gente al Menta viene a dos cosas mayoritariamente: al serranito y a los caracoles. El primero es una viena tierna y pasada por la plancha con carne de pollo o cerdo, su loncha de jamón y el pimiento frito en lo alto. No tiene más misterio, bueno sí: un excelente alioli casero que potencia todo lo anterior. Hay quien viene aquí solo por la salsa ajera, ¿verdad Casado? Lo otro que trae procesiones de aficionados son sus caracoles. De los mejores de Sevilla -en trapío y picosa cochura- según los mejores expertos en el arte de la aspiración bucal.

Uno también anima al lector al disfrute del chipirón plancha con sus patatas y alioli de rigor, las cabrillas en salsa y sobre todo a su solomillo al whisky. Grandes tapados de su corta carta de tapas.

Acabando: un bar que no debe faltar en el GPS del buen aficionado. Aprovechen ahora antes de que Sevilla-Este pida su autodeterminación, que tal y como está la cosa de todo puede pasar.