Nombre Botavino
Dirección Calle Virgen del Valle, 4 (  )
Horario De 13:00 a 0:30
Teléfono 653133812
¿Tiene barril de Cruzcampo?
Terraza

Dicen que más sabe el diablo por viejo que por diablo, en el caso de Botavino de Los Remedios, Carmen con sus 23 añitos carece de años, pero está claro que ha absorbido mucho conocimiento de su padre y de sus años pegada a su maestro.

Este local de Virgen del Valle ha pasado por muchas manos en los últimos años, también ha estado cerrado bastante tiempo, y desde luego Botavino está mejores manos que los anteriores, pero aún le queda para ser un referente. Tiene que pelear para igualarse, por ejemplo, al cercano Casa Rafel. De esta disputa saldremos ganando los visitantes asiduos de esa calle.

Hemos ido en varias ocasiones hasta decidirnos a escribir, la juventud de su dueña y personal, y la terraza -siempre llena- nos asustaban un poco. Con el personal nos equivocamos porque es muy agradable y solícito, aunque deben dejar de discutir entre ellos, máxime cuando la zona de barra, en la que llegan a juntarse seis u ocho, tiene las dimensiones que tiene. No podemos estar los clientes pendientes de si a la 44 le han duplicado o no la ‘sin’ de Cruzcampo. A Carmen le falta ordenar a su personal: enseñarle a hablar bajito, a dejar los piques para después del cierre y a no trabajar doble por falta de organización. Ojalá los consiga hacer a su imagen y semejanza.

Comedor agradable, para mi gusto con exceso de verde plasticoso, pero limpio, silencioso y espacioso, con la cocina y los artistas -en toda la extensión de la palabra- a la vista.

botavino8r

Entrando en materia con la bebida, se agradece que cuando pedimos agua nos la ofrezcan (primero) de Emasesa; la Cruzcampo muy bien tirada en vaso fino muy agradable y perfecto de tamaño, a precio más que competitivo -debe ser uno de los consejos que le haya dado su padre a Carmen para llenar-.

Pan muy rico, uno blanco y uno de semillas. Las aceitunas con ‘chochitos’, cortesía de la casa en todas las visitas, buenas.

botavino9r

Siempre que no sea por ‘estafar’ con precios altos, por lo general me gustan mucho los sitios que tienen fuera de carta más cosas que en la propia carta, y Botavino es uno de ellos. Digo que me gustan más porque imagino que el artista principal ha ido ese día al mercado y se ha provisto de materia prima de primera que quiere compartir con nosotros.

Probamos una caballa a la brasa fuera de carta, sin una sola espina, a la que lo único que le falló fue la pipirrana que la acompañaba, que estaba algo floja -lo mismo nos pasó el día anterior con las magníficas y dificilisimas de encontrar huevas de caballa -estas sí en carta- que llevaban tres tipos de ensaladas acompañándolas y ninguna buena de verdad, estaban simplemente correctas. Mi teoría es que es mejor poner una buena, vale un simple tomate pelado y aliñado, así el dueño gana más dinero y nosotros más felicidad.

botavino4r

botavino2r

Las papas aliñás, sin ser las de nuestros escondites gaditanos, merecen la visita; la ensaladilla correcta, las endivias con roque y anchoas bien aliñadas, y quizá le sobraban las semillas, pero es cuestión de gustos.

botavino6r botavino7r

botavino5r

Y nos sorprendieron las croquetas de casa, que resultaron ser de pizza nada más y nada menos. Cremosas y sabrosas, acompañadas de patatas fritas que dejan que desear -volvemos a lo de siempre, patatas cocidas o prefritas y después fritas que se quedan por su tamaño crudas por dentro-. Las zamburiñas nos dijeron poco, como los huevos estrellados, por culpa de las patatas.

botavino3r

Volveremos a seguir probando, a por los postres y a comprobar cómo la valiente Carmen ha metido a su equipo de sala en la vereda de la discreción. Tiene un carrerón por delante, buen gusto, talento, conocimiento y al mejor asesor, por lo que nada la puede parar.