Nombre Entre dos Hermandades
Dirección Calle Recaredo, 13 (  )
Horario De 7:00 a 0:00. Sábados, domingos y festivos de 08:00h a 0:00
Teléfono 954539347
¿Tiene barril de Cruzcampo?
Terraza

«Piernas negras y perfectas como las de Beyoncé, pero estas de Sánchez Romero o de Montesierra, que tampoco son cojos»

Aunque Sevilla tenga fama de llana, lo que tiene de verdad son mas cuestas que Castilleja de la ídem. No me vengo a referir a la de las Doblas, ni a la del Rosario ni a la del Bacalao. Qué va. Estoy hablando del maldito parné, y si el resto del mundo tiene la cuesta de enero, aquí tenemos la de mayo, que esa sí que es una rampa económica; el Teide es un repecho al lado de la trampa que nos lía el mes de las flores con sus falsas apariencias. Porque, a las ronchas cuaresmales, (túnica y capirote, papeleta de sitio, silla…) se les juntan las propias del albero feriante: caseta, trajes de gitana y de payo, toros, cacharritos, etc.… Y no les digo ya la que se les viene encima a los que ejercen su derecho al boto campero; a los rocieros. Sevillanos hay que llegan al verano debiendo mas que Grecia, Abengoa y el Popular juntos.

Menos mal que el Barbas aprieta, pero no ahoga y nos pone sitios como el de José Antonio Saborido para alivio de las fatiguitas primaverales. José Antonio regenta lo que fue el antiguo Becerra, un bar con ese aire decadente en la fachada que echaba para atrás hasta que un día, sin miramiento que valga, plantó un servidor el codo en su mostrador. Y es que este local que ha pasado por varias manos, como la falsa moneda, no ha empezado a funcionar hasta que lo ha cogido Saborido, que dicho sea de paso y con todos los respetos, no hace honor a su apellido y atiende con agrado, hasta a quienes llegan allí a cenar pasadas las once de la noche.

Las claves de la buena marcha de un bar nadie las sabe, pero mucho tiene que ver en este caso su buena Cruzcampo. La tiran de bien que raro es el que no pide otra y luego otra más. Y en el recipiente que usted prefiera: maceta, vaso ancho…hasta en copa de vino para el caprichoso de turno, que de todo hay en esta casa a medias entre San Roque y Los Negros.

Otro acierto, a juicio del abajo firmante, es su jamón. Piernas negras y perfectas como las de Beyoncé, pero éstas de Sánchez Romero o de Montesierra que tampoco son cojos y que aquí usan para sus reverendos huevos fritos con papas, que es especialidad de la casa junto a su santísimo sanjacobo; tremendo cachopo hecho, además de con el susodicho jamón, con queso curado del bueno.

Como una parejita gaditana, entran de la mano aquí, provenientes de Sanlúcar y de Cadi-Cadi, pescados y mariscos que son mimados como a clientes y eso se nota.

Carrillada, solomillo wiski, atún…y más, forman la alineación de una comanda que vale mucho la pena en estos días de penas bolsilleras. Y todo en un sitio de mantel, aunque no lo aparente.