Café Bodega Puente

Café Bodega Puente: «El discreto encanto de la tasca»

Por Euleon

Café Bodega Puente: «El discreto encanto de la tasca»
Nombre Café Bodega Puente
Dirección Calle Alejo Fernández, 4 (  )
Horario De lunes a viernes de 06:30 a 01:00; sábados: 07:30 a 01:00; domingos: 07:30 a 17:00
Teléfono 954425686
¿Tiene barril de Cruzcampo? No
Terraza

“Puente huele a la humedad del vinazo, la madera y el aguardiente mezclados con el aroma a pan tostado y jamón mañanero”

Una de las mayores vergüenzas que arrostra Sevilla es el estado ruinoso de la Casa de la Moneda. Como en la copla popular —que de mano en mano va y ninguno se la queda— la antigua fábrica de jurdores es la falsa moneda que ha contemplado todo el arco político municipal, desde el verde andalucismo y la coalición crustácea de social-comunista, a la gruesa mayoría pepera de Juan Ignacio Zoido. Y ninguno la arregla. Seguramente estarán esperando a que se caiga del todo para adjudicarle a algún arquitecto amigo, con suegra o sin ella, la erección de un monolito paralelepípedo que haga las delicias de los fabricantes de celosías de aluminio.

Lo que parece que tira para adelante es la rehabilitación de la Plaza Abastos de la Puerta la Carne, (a ver si es verdad). Y justo al lado hay una añeja tasca que merece la pena visitar. La Bodega Puente, que probablemente no sea el mejor sitio del mundo ni para comer ni para beber.

—Entonces, ¿a qué se va allí, maestro?

A respirar, amigo. Porque en las tabernas antiguas aún se vive ese etéreo e indescriptible ambiente que ningún ‘gastro-engendro’ ha conseguido recrear y que, como Curro cuando paseaba sobre el albero o Lola cuando se ‘arrecogía’ la bata para embestir al viento, no tiene métrica ni representación posible.

En Puente huele a la humedad del vinazo, la madera y el aguardiente mezclados con el aroma a pan tostado y jamón mañanero. Ya no van allí de madrugada los metedores de mercancía del mercado, pero paran muchos otros sevillanos a los que les gusta empezar el día sobre la antigua tabla de madera de su mostrador. Fundada en el 29, Manolo García Limón tuvo el buen gusto de arreglarla en el 99 dejando flotar en el aire la esencia a tasca vieja.

A veces los camareros tienen la cabeza a las 3 de la tarde y olvidan o confunden las comandas, todo es cuestión de corresponderles con paciencia si se quiere degustar un gran menudo o una buena ensaladilla de gambas al trasiego de una caña de Cruzcampo o un catavino de oloroso.

Buñuelos de bacalao, lagrimitas de pollo, la carne con tomate o un choco plancha, tapa difícil de encontrar fuera de Huelva, pueden acompañar un mediodía de tapeo con el que afrontar cualquier día gris de fríos ajenos o propios.

Una última cosita: se llama Puente por su fundador, que el Señor de la Salud tenga en su Gloria, don Felipe de la Puente y Díaz y no por la cercanía del puente de San Bernardo. Si no lo sabía ya sabe usted una cosa más, apreciadísimo lector.