Nombre Carniborea
Dirección Alameda de Hércules, 97 (  )
Horario De 13:30 a 16:00 y de 20:00 a 0:00. Cierra los lunes
Teléfono 954904314
¿Tiene barril de Cruzcampo?
Terraza

En una de las esquinas de la Alameda, muy cerca de donde acaba la calle Amor de Dios, Jorge Manfredi, chef y propietario de D’Mercao, y su socio Álvaro Corrientes, se han atrevido con una nueva aventura gastronómica: Carniborea, para los amantes de la buena carne, y para amigos veganos…

Restaurante Carniborea en Sevilla

El establecimiento no es muy grande y responde a los bajos de una antigua casa en la esquina de La Alameda que por fin ha concluido su restauración y ha permitido que Jorge y Álvaro se aventuren en Sevilla a ofrecer buena carne para los muy carnívoros.

La decoración es sencilla, con amplios ventanales que dan a la Alameda, mesa altas y bajas, jardines verticales. Y una gran terraza en el propio paseo.

Restaurante Carniborea en Sevilla

La carta ofrece entrantes con platos para compartir, unas ensaladas, la oferta de parrilla, de asados y hamburguesas. Todo en torno a carne de alta calidad y algún que otro plato no carnívoro por si vamos con amigos vegetarianos.

Fuera de carta nos ofrecieron unas croquetas caseras, generosa en cantidad como para compartir, mientras se hacía nuestra carne. Iniciamos la gustación con un tartar magníficamente preparado, con excelente carne de  y acompañado con muy finas y  crujientes tostadas . El toque de las alcaparras y una mostaza un poco picante completaban el plato.

Restaurante Carniborea en Sevilla

Nuestra segunda opción fue una ensalada nada convencional. Hojas verdes con salsa de yogur agrio y complementada con frutos secos caramelizados y unas tiras generosas de cecina de buena curación.

Restaurante Carniborea en Sevilla

Y acabamos con una carne a la brasa. La carta ofrece la opción de piezas grandes para compartir, pero optamos por un solomillo al punto de una pieza tierna como la mantequilla y acompañado de unas patatas crujientes y recién hechas y unos pimientos pequeños del padrón, que en esta ocasión no picaban.

Nada que objetar a la calidad y al tratamiento de los productos. Casi un excelente, pero si al servicio en la llegada de los platos. No fue un buen día, y así lo reconocieron los responsables del establecimiento que se excusaron por algún problema de personal. Tendremos que darles una segunda oportunidad…