La Cayetana

La Cayetana: «Al rescate de la tradición»

Por Mentapicada

La Cayetana: «Al rescate de la tradición»
Nombre La Cayetana
Dirección Calle Javier Lasso de la Vega, 9 (  )
Horario De lunes a sábado de 13:00 a 16:00 y de 20:00 a 23:30. Cierra los domingos
Teléfono 955925098
¿Tiene barril de Cruzcampo?
Terraza No

«Cuando la cocina de siempre se elabora bien y detrás hay un buen servicio como ocurre en La Cayetana, la fórmula siempre funciona»

En realidad, no hay nada como tener las cosas claras para sacar para adelante un negocio de lo que sea. Los promotores de este restaurante debieron decirse en la reunión fundacional “Hagamos muy bien lo que sabemos hacer, sin meternos en líos; mantengamos el número de platos a raya, y estudiemos lo que más gusta en esta ciudad”. Y la fórmula, a la que sólo había que añadir -como han hecho- un buen servicio, les ha funcionado. Eso es La Cayetana. Un pequeño establecimiento donde te encuentras pocos platos, pero todos ellos entre los favoritos de los sevillanos, y que salen de la cocina bien cuidados. Tan estudiados nos tienen que lo primero que observas en la barra de servicio es un grifo de Cruzcampo de los de la cerámica de la Cartuja que tira cañas en vasos de tubo, pero de un cristal finísimo y delicado. O sea, el vaso de sidra en versión sevillana. El otro detalle que lo singulariza es el homenaje que hacen al bollo sevillano de masa prieta, nuestra pieza de pan más icónica. Y muchas de las elaboraciones de la cocina piden a gritos ser acompañadas de barquitos.

Entremos en los platos que nos ofrecen. Una buena ensaladilla, clásica a más no poder, con mayonesa de aceite de oliva y galeras, unos tomates para aliño de esos que sólo tienes que ver lo irregulares y feos que son para saber que son buenos y a los que se puede añadir bonito o anchoas, una tortilla de patatas bien jugosa y hecha al momento, una deliciosa carne con tomate (en la que puedes elegir acompañamiento de patatas fritas o arroz), un sobresaliente calamar -entero- frito que acompañan de un aliño de tomates, o un rico atún rojo apenas marcado. Quizás sólo se nos han quedado un poco más atrás las gambas al ajillo, otro plato muy nuestro. En este caso más por las gambas que por su preparación. Pero ahí estaba el bollo para arreglarlo. Y, por terminar con postres, buenas la tarta de queso y la de chocolate, galleta y crema pastelera.

la-cayetana-tortilla-de-patatas-al-momento

En definitiva, el triunfo de lo sencillo y el rescate de la tradición. Y, quizás, y por poner un punto de mejora y unos deberes a estos jóvenes restauradores, animarles a que innoven dentro de la tradición, como ya han hecho con el calamar de potera, porque creemos que esa cocina tiene mucho potencial, y no sólo atreverse en sus habituales fuera de carta.