Palo Cortao

Palo Cortao: «Jerez en pleno centro de Sevilla»

Por Enrique Pérez

Palo Cortao: «Jerez en pleno centro de Sevilla»
Nombre Palo Cortao
Dirección Calle Mercedes de Velilla 4 (  )
Horario De miércoles a domingo de 13:30 a 17:00
Teléfono 649446120
¿Tiene barril de Cruzcampo?
Terraza

«En Palo Cortao trabajan un producto de temporada tratado de manera honesta y sencilla, reinterpretando de forma creativa el recetario andaluz»

Nunca la elección para disfrutar de un restaurante fue fácil y si además nos apetece tomarnos un buen generoso la cosa se complica aún más si cabe. Parece mentira, pero en la actual oferta gastronómica es muy difícil combinar lugares con una buena cocina y una carta medianamente decente de vinos generosos y si es por copas la tarea es casi imposible. Pues eso es lo que nos llevó a Palo Cortao el restaurante de Ángel Rodríguez y Ana Hergueta.

Ángel, cocinero manchego, y Ana, enóloga extremeña, ambos formados en la escuela de hostelería de Gran Capitán en Córdoba, vivieron durante años en el Puerto de Santa María mientras que Ángel terminaba su formación en el restaurante Aponiente de Ángel León. Y fue allí donde se enamoraron de los vinos del marco de Jerez. Y de esa pasión nace Palo Cortao, un pequeño, aunque muy coqueto restaurante situado en pleno centro junto a la plaza de la Encarnación.

Este establecimiento se distribuye en varios ambientes, en su entrada encontramos una gran barra que nos da paso a su sala principal, con luz tenue, mesas bajas y rodeada de espejos, en la que tenemos una vista privilegiada a las cocinas de este restaurante. En el exterior una terraza con vistas a la iglesia de San Pedro.

La propuesta de Palo Cortao se basa en una cocina de mercado con una carta de temporada a la que van sumando sugerencias del día, con un concepto muy claro, producto de temporada tratado de manera honesta y sencilla, reinterpretando de forma creativa el recetario andaluz. Una propuesta informal con platos ideados para compartir.

En la carta encontramos algunos de sus entrantes clásicos. En nuestro caso nos decidimos por una de esas sugerencias fuera de carta, cebiche de borriquete, una receta originaria de Perú, fresca y ligera. Seguimos con unos boquerones en tempura con cremoso de aguacate y piparas fritas, una manera divertida de reinterpretar esta fritura tan nuestra, y con tartar de gamba con tuétano asado, uno de esos platos que podemos encontrar ya en multitud de restaurantes, pero que en pocos podemos encontrar un tuétano de la calidad que ofrecen aquí.

Para cerrar la parte salada del menú nos decantamos por el arroz seco de carabineros. Un arroz de capa fina de gran sabor y aires del Atlántico, grano de calidad y unos carabineros bien de tamaño pero a los que para mi gusto les faltaba un punto de cocción que facilitara la incorporación de los jugos y carnes al arroz.

Entre sus postres, los higos caramelizados, gelatina de moscatel y queso crema, un postre que puede hacer las delicias de los más golosos, pero al que le faltó un punto de acidez que levantara el plato.

Un servicio con muy buenas maneras, correcto, atento y cercano, con el que dejarse llevar a través de sus recomendaciones ya sea en cocina o en bodega, esta última es uno de los puntos fuertes de este restaurante con más de 100 referencias.

Lo que un día comenzó como una abacería con alma de tabanco jerezano situado en la calle Castelar es hoy, con nueva ubicación incluida, un restaurante de cocina de mercado con una magnífica herencia de vinos del marco de Jerez gracias a la pasión que estos caldos despiertan entre sus propietarios. Sin duda, Palo Cortao es uno de esos lugares con alma que ofrecen algo diferente entre la gran oferta gastronómica del centro.