Estraperlo

Estraperlo: «Un Porvenir diferente y especiado»

Por Mentapicada

Estraperlo: «Un Porvenir diferente y especiado»
Nombre Estraperlo
Dirección Santa Rosa, 4 (  )
Horario Domingos y lunes de 13:30 a 16:30. De martes a sábados de 13:30 a 16:00 y de 20:30 a 23:00
Teléfono 954963538
¿Tiene barril de Cruzcampo? No
Terraza No

«Sólo por probar su atún marinado vale la pena acudir a esta pequeña, pero luminosa, tienda-restaurante-escuela de cocina que es Estraperlo»

Lo descubrimos por casualidad una noche de verano en el barrio de El Porvenir, que es de las pocas zonas fuera del centro donde Sevilla aún es pueblo. Volvíamos de la cercana Casa Palacios y salimos de un sitio especial para meternos en otro. Si la primera es una maravillosa tienda-bar, Estraperlo no le sigue a la zaga, aunque en vez de productos rotundos, aquí los venden ecológicos y en vez de barra, aquí sólo hay mesas. Y si allí reinan la chacina y el laterío, aquí es la cocina amable y casera.

Una carta corta, de apenas siete entrantes y siete principales conforman una carta que, aparte de utilizar los productos ecológicos que vende, se caracteriza por influencias varias -toques marroquíes por ejemplo- lo que conforma una oferta diferente a la habitual, lo que ya es de agradecer.

estraperlo_zona-tienda

Para empezar, pedimos un tartar de tomate con almendra tostada sencillamente exquisito. La apariencia es la de un tartar de atún “traicionado” sólo por la vinagreta con aceite y cebollino. A continuación, probamos su calabaza asada con cebolla roja y una salsa de tahín, que quizás no es la más adecuada porque encubre el sabor de la calabaza. Volvemos a sorprendernos positivamente con el zalouk, que es un pisto bastante especiado sobre un cous cous. Llegan los platos fuertes con luces y claros. Por una parte un pulpo a la plancha con hummus y guacamole en el que el acompañamiento está mejor que el producto principal. Y, finalmente, lo que más nos ha gustado en esta sentada: un atún marinado con tomillo y orégano, sobre cebolla pochada, que bien vale por sí solo la visita a este restaurante. El atún en su punto perfecto y, ahora sí, todo acompañaba hasta hacer un plato redondo.

De postre, también se salen del carril, y nos gusta su, poco habitual, tarta de zanahoria con crema.
Volvemos a salir a las calles del barrio. Estraperlo te atrapa por la naturalidad con la que te atienden, lo natural de sus productos y su cocina y la sencillez de sus instalaciones y de su servicio -lo que días de mucha bulla puede ser una desventaja.