Nombre Leña al Lomo
Dirección Progreso, 14 (  )
Horario De martes a jueves de 13:30 a 16:30 y de 20:30 a 23:30. Viernes y sábados de 13:30 a 0:30. Domingos de 13:30 a 17:30
Teléfono 955272957
¿Tiene barril de Cruzcampo?
Terraza

«Una de sus claves es una carta sencilla apoyada en dos elementos, su parrilla y sus carnes»

Pasear perezosamente por el barrio del Porvenir un mediodía de otoño y llegar a un espacio como el de Leña al Lomo, donde la luz entra sin herir en su comedor, es lo más parecido a encontrar todo en su sitio como escribió Juan Ramón. También es cierto que la diferencia entre estar en este restaurante un jueves laborable o un domingo con carritos es sustancial, pero mejor no nos metemos por ese carril.

Lo primero que hay que destacar de este restaurante es su exquisita decoración, no impresionante ni espectacular, sino cuidada y respetando el origen fabril del espacio.

Lo segundo es que tienen las ideas claras, una carta sencilla apoyada en dos elementos, su parrilla y sus carnes. Carta que, por lo demás, tiene una vocación de cierta rotación, con cambios no dramáticos, pero si constantes.

Y lo anterior hay que complementarlo con un servicio atento, que sólo se ralentiza cuando el comedor está demasiado lleno, porque el único pero que se les puede poner es que quizás hay demasiadas mesas. Pero, claro, la rentabilidad de un negocio es la clave de su supervivencia.

En nuestro homenaje carnívoro de hoy, hemos empezado con un salchichón -a taquitos, como debe ser- mientras esperábamos su recomendadísimo tartar de solomillo de vaca y trufa, uno de los platos que más adeptos tiene aquí. A continuación su pato laqueado crujiente -un magret laqueado con trigo, que es desde que abrieron nuestro plato favorito, aunque antes lo llamaran char siu de pato-. Y terminamos con el tomahawk, llamado este corte así porque la chuleta mantiene el hueso de la costilla, con la cámara adecuada y con el sabor de la brasa perfecto.

Por nuestra promesa de tomar sólo carne -y porque ya íbamos listos- nos hemos dejado atrás dos platos nuevos, la parpatana de atún a la brasa y el bacalao al humo, pero prometemos volver para contarlo.

Una interesante carta de vinos, y cómo no, una milhoja de dulce de leche y merengue, completan la experiencia.