Nombre Taberna del Almirante
Dirección Calle Huelva, 22 (  )
Horario De martes a sábado de 13:30 a 16:30 y de 20:30 a 0:00
Teléfono 665648186
¿Tiene barril de Cruzcampo? No
Terraza

En el perfil del comensal sevillano encontramos muchas formas de navegar. Desde los que defienden lo tradicional a otros que se inquietan ante elaboraciones creativas, pasando por los que valoran la conjunción de ambos conceptos sin perder de vista el elemento principal de cada plato. En la Taberna del Almirante en Sevilla hemos venido a comprobar hacia dónde se dirige su cocina en este mar de nuevas opciones gastronómicas de la ciudad. Así, con las ganas de descubrir una de las últimas aperturas en Sevilla, nos presentamos varios amigos para degustar su comida, apreciar el ambiente y dejarnos llevar y aconsejar por su servicio.

Teníamos reservado para cenar y nada más ‘acomodarnos’ en la mesa (más adelante os cuento), nos tomaron nota de la bebida. Al poco de servirnos, unas aceitunas y las cartas. Durante toda nuestra experiencia la atención fue muy grata, principalmente, por los tiempos entre platos. Bien medidos y atendiendo a cualquier petición sin resentimientos.

El primer «aviso a navegantes» va por el espacio. Buen clima, con una cuidada decoración con alusiones al arte y la ciencia de la navegación, pero no nos pareció cómodo. La sala está planteada con mesas y taburetes altos que complican un poco la movilidad y disposición de los objetos (e incluso de las extremidades). Lo sobrellevamos bien pero era necesario reseñarlo.

¿Cómo es la cocina de la Taberna del Almirante en Sevilla?

Ya con la carta por delante empezamos a configurar un menú que fuera lo más completo posible para así cargarnos de argumentos para definir la cocina de la Taberna del Almirante. Se agradece que al inicio de la carta tengan «La propuesta de la semana» pero somos más de sumergirnos en cada espacio de su carta y buscar ese plato que nos entusiasme. No obstante, siempre recomendamos echar un vistazo (sin descaros) a los platos que van saliendo para solventar posibles debates eternos con un «el arroz que ha salido antes tenía buena pinta». Su carta, con una extensión correcta, está dividida en bloques y puedes optar por algunos aperitivos y en su mayoría, por platos.

Chacinas con D.O Jabugo; entrantes como la ensaladilla de atún escabechado o la lasaña de pato confitado; los huevos de corral con carabineros con panceta ibérica. Tartar de atún rojo salvaje de Almadraba o las carnes de la Sierra Norte de Sevilla y la Janda, dan una idea clara de por dónde va esta nueva apuesta en el Centro de Sevilla.

taberna-almirante-sevilla-anchoas

Nos decidimos empezar por las anchoas en tosta con guacamole y tomate curado en soja. Una combinación de sobra conocida que conjugan bien pero que pierde algún punto por el plan sin tostar. También decidimos tocar la parte de rebozados con los buñuelos de camarones y las pavías de bacalao en formato tapa.

taberna-almirante-sevilla-bunuelo

Aquí la medalla se la llevó la pavía. Bien por el rebozado, crujiente por fuera y esponjoso por dentro, sin exceso de aceite, y con la presencia de bacalao. Todo lo contrario para el Buñuelo de camarones, que no nos aportó mucho.

taberna-almirante-sevilla-pavia

Nos llamaron la atención los huevos de corral con carabineros y cama de papas panaderas, pero el sabor intenso del carabinero enmascaró mucho la integración con el resto de los ingrediente. Quizás se trate de un producto que le venga mejor la soledad, o la compañía, por ejemplo, de un arroz. Y ya que mencionamos a este famoso grano, probamos el arroz meloso de ibéricos con foie. Aquí tienen mucho margen de mejora. Al arroz le faltó coger bien el sabor del caldo y de ingredientes con tanta fuerza como pueden ser el foie o los ibéricos.

taberna-almirante-sevilla-huevos-carabinero

De su propuesta de atún rojo de almadraba nos ofrecieron el plato, una de la piezas nobles del atún que baja desde la parpatana y sobre la ventresca hasta llegar a la parte superior del tarantelo. Se debe comer poco hecha o incluso a la brasa. Se notaba la calidad del producto pero muy pasado de punto.

taberna-almirante-sevilla-atun

Donde sí nos cautivaron en la Taberna del Almirante fue con la lasaña de pato confitadoalmendra tostada y peras al vino tinto. Una bechamel suave y con predominio del producto principal, el pato. También trabajan muy bien las carnes. Tanto la presa a la baja temperatura con crema de turrón como los cortes de ternera 100×100 natural de la Janda con patatas gajo.

taberna-almirante-sevilla-presa

Perfecto punto de la carne. Muy tierna y sacando el máximo partido a un gran producto.

taberna-almirante-sevilla-carne-janda

Bien con los postres. Tanto el brownie, muy suave y esponjoso, como la tarta de queso tuvieron buena acogida entre los comensales. ¡Fue un visto y no visto! En lo que respecto a vinos, apuestan por caldos de la tierra y por algunas de las principales referencias de las denominaciones de origen Rioja o Ribera del Duero. En nuestro caso optamos por una botella de Emilio Moro.

taberna-almirante-sevilla-tarta-queso

En la Taberna del Almirante quieren hacerlo bien. Se nota. Lo demuestran con su compromiso por el buen producto, pero a éste también hay que saber sacarle el mejor partido tanto con las cocciones como con las elaboraciones que hacen que un plato quede redondo. Si aprenden de algunos errores no serán uno más en este mar de nuevas aperturas en la ciudad.