Orio

Orio: «El Orio desemboca cerca del Guadalquivir»

Por Gambas Blancas

Nombre Orio
Dirección Calle Santo Tomás, 9 (  )
Horario De 10:00 a 01:00
Teléfono 954966418
¿Tiene barril de Cruzcampo?
Terraza

Puede sonar a una errónea lección de geografía, pero en realidad la cosa va de gastronomía. El Grupo Sagardi se aventura de nuevo en Sevilla con una de sus fórmulas gastronómicas: la reinvención de una taberna vasca, Orio, que ha abierto en pleno centro histórico de Sevilla, junto al Archivo de Indias y con una fórmula básica, una barra de buenos pinchos y una carta corta, pero excelente, de cocina de los pueblos marineros de Euskadi 

Este grupo gastronómico, de raíces euskaldunas y muy desarrollado en Barcelona y Madrid, se aventuró en Sevilla hace dos años con un bar de pinchos y restaurante en el antiguo Palacio de los Pinelos. Ahora lo intenta con una de sus fórmulas clásicas, la Taberna Orio que, como decíamos, se caracteriza por una impresionante barra de buenos y variados pinchos y una carta  con la inspiración de la cocina vasca, sobre todo de los pueblos marineros del País Vasco.  

orio5

Hablar de cocina vasca ya es todo un síntoma de garantía, pero es que este grupo, que se inició en 1996 en un pequeño pueblo catalán cercano a Sitges (en Sant Pere de Ribes, con el restaurante Irati) ha sabido interpretar a las mil maravillas las esencias de esta cocina con las lógicas influencias riojanas y navarras.  

Con estas credenciales nos fuimos a probar el nuevo Orio, que, valga la broma, casi desemboca en el Guadalquivir, en la calle Santo Tomás a pocos metros de la Catedral y de Puerta de Jerez. El local está muy bien decorado, en madera con motivos marineros, y lo primero que entra a los ojos, como no podía ser menos, es su barra con los pinchos expuestos como si en vez de estar a la sombra de la Giralda estuviéramos en el casco antiguo de Donosti.

orio8

Dan ganas de quedarse ahí, pero avanzamos algo más hacia la zona de mesas e iniciamos nuestra degustación y deleite por la cocina tradicional del norte. De entrada, y como detalle de la casa, te sirven unas gildas, pincho o banderilla tradicional del País Vasco que se prepara con anchoas, aceitunas y guindillas.

Arrancamos con unas rabas de calamar, con un rebozado sabroso y al punto del norte, pero a las rabas les faltaba un minuto más de fritura.

orio10

orio4

Seguimos con unas almejas a la marinera, receta tradicional con salsa verde y, sobre todo, con excelente producto. Las almejas estaban perfectas. 

Lo siguiente fue también un clásico en un ‘menú sidrería’ tan común en las tabernas de Guipúzcoa o de Vizcaya: una tortilla de bacalao, que no tiene nada que ver con las tortillas de camarones o las pavías…. Bacalao, con cebolla pochada, pimiento verde y en tortilla. Un bocado poco conocido en el Sur, pero como decía, plato frecuente de Pancorbo hacia arriba…  Puestos a probar tortillas, nos apuntamos también a la de anchoas frescas del día. Igual, sabrosa, en su punto y con unas anchoas que parecían salirse del plato por su frescura. 

orio1

En plan tradicional, probamos otro de los clásicos, bacalao al pil-pil, y quizás fuera éste el plato que más nos decepcionó: nada que objetar con el bacalao, que era auténtico, ni con la salsa pil-pil, perfectamente ejecutada, pero estaba pasado y además agradecería una pieza de mayor presencia.

orio3

orio2

Atacamos después unos txipirones en su tinta  que  si estaban perfectamente ejecutados. El txipirón tierno y sabroso, y el arroz en tinta que le acompañaba, en su punto. 

orio7

La carta seguía ofreciendo otros guisos marineros –y, como no, pescados a la brasa, pero cambiamos de tercio y acabamos con una pieza de carne de buey  también a la brasa, que sacaron en su punto de maduración y de brasa para deleite de los comensales. 

Y de postre, hay quienes se apuntaron al postre vasco por excelencia, la goxúa, y quienes disfrutaron de una cuajada auténtica y quemada como mandan los navarros de la Ultzama … con piedra caliente.  

Resumiendo, podemos decir que el nuevo establecimiento del Grupo Sagardi en Sevilla, La Taberna Orio, no defraudó. Para quienes les guste la cocina vasca ya están tardando en pedir mesa….