Tablafina

Tablafina: «Quesos, vinos, laterío y mucho más»

Por Mentapicada

Tablafina: «Quesos, vinos, laterío y mucho más»
Nombre Tablafina
Dirección Marqués de Paradas, s/n (  )
Horario De lunes a domingo de 12.30 a 23.30
Teléfono 954901992
¿Tiene barril de Cruzcampo?
Terraza No

«Una apuesta sencilla por la calidad de lo conocido y reconocido transforman la oferta de este hotel»

Si hace apenas quince días, al hablar de Fluvial, decíamos que los hoteles se están poniendo las pilas en restauración hoy traemos a esta sección Tablafina, un experimento exitoso -por fin- de la cadena NH. Bajo la experta mano de los jefes de sala y sumiller de Santceloni han elaborado algo tan simple y bueno, que parece mentira que no hubieran hecho antes. La primera mitad de la carta no tiene riesgo alguno: una selección de vinos fantástica y con mucha oferta por copas (Pago de Carraovejas y San Vicente incluidos), una selección de chacinas (muy buenos el salchichón ibérico y la presa ibérica curada), otra de quesos (hemos tomado un correcto parmesano, un buen payoyo y un excelente queso azul de Bucarito), una muy original oferta de encurtidos (incluidas banderillas especial Maestranza o ajos tiernos) y, finalmente, una selección de buenas latas. Y lo excepcional es que todo a buenos precios, tanto que no te parecen de hotel y se equiparan más a los de tantos gastrobares de alrededor. Tan excepcional como la exquisita atención que nos han dispensado los camareros en todas las ocasiones en que hemos estado.

Restaurante Tablafina en Sevilla

La otra mitad de la carta es más arriesgada y se puede dividir en productos autóctonos, sevillanos y andaluces, y en guiños a otros Tablafina de NH repartidos por la geografía española (muy buena la bomba de la Barceloneta, no tanto el bocadillo de calamares madrileño). De entre la oferta “regional” hemos probado sus acertadas y atrevidas papas bravas Sevilla (atomatadas de rojo)- Betis (con verde mostaza), en la que vuelve a ganar el equipo de Nervión. También nos han gustado muchos sus tacos de atún sobre un lecho de pimientos y wasabi, o sus flamenquines cordobeses, bien fritos y acompañados de una salsa de pimientos que le van a la perfección. En el apartado de platos a mejorar situamos sus pavías de bacalao y los huevos estrellados sobre un lecho de zurrapa. Terminamos con una mención a sus exquisitas tostas: las de aguacate y boquerones en vinagre, las de tataki y asadillo de pimientos y la de pisto con queso payoyo. No hemos entrado en el capítulo de postres porque preferimos terminarnos el vino con los quesos antes mencionados.

El espacio es muy agradable y cuidado, con la pega de que queda algo expuesto a la bulla natural de un hotel. Celebramos que nuestros hoteles se sigan apuntando a mimar la gastronomía y restauración, y vayan más allá de «dar de comer».

Restaurante Tablafina en Sevilla