Bodega Vargas

Bodega Vargas: «Remedio contra el sufrimiento»

Por Euleon

Bodega Vargas: «Remedio contra el sufrimiento»
Nombre Bodega Vargas
Dirección Calle Rodrigo de Triana, 8 (  )
Horario De 12:00 a 16:00 y de 20:00 a 0:00. Cierra los domingos por la tarde y los lunes
Teléfono 657184050
¿Tiene barril de Cruzcampo?
Terraza

«Si buena es la tasca y el servicio, mejor es el personal que se deja caer por allí»

Ha llegado este ‘gastrocuentista’ a la conclusión de que, donde y cuando el sevillano hace penitencia de verdad, es en la Feria y no en la Semana Santa. En la semana de Pasión lo que hace el cofrade hispalense es divertirse, ya sea con cruz, cirio, vara o voz de mando. Sin embargo, el sufrimiento viene en los días de farolillos y albero donde el hispalense ha de morder el polvo de la incomodidad. Comer y beber de bajo nivel para abajo, valga la redundancia, el cansancio, la ruina, el servicio (en todas sus acepciones)… El Real de la Feria es el suplicio al que se entrega el sevillano con elegante silicio de americana y corbata para redimir todos sus pecados con una sonrisa, como si se lo estuviera pasando en grande, cuando, donde de verdad se está divirtiendo es la llamada estación de penitencia pasional. Incongruencias divinas de esta divina ciudad.

Elucubraba este pensamiento el cronista un miércoles de feria frente a una caña de Cruzcampo en la barra del Vargas, tasca trianera que merece el más alto grado de protección municipal, regional, nacional y europeo. No nos equivoquemos, en la clasificación de las tabernas hay que empezar al revés: son sus clientes los que le dan categoría. Y por supuesto está la magia del tabernero y la tasca para atraerlos, pero todo en ese orden. Eso es lo que sucede en la Bodega Vargas. Tiene un buen comercio y bebercio, donde despachan unos garbanzos con menudo o unos higaditos de pollo en salsa de buena factura y donde además escancian, nunca mejor dicho, a la rubia de Cruzcampo perfectamente helada en vaso de sidra.

Bodega Vargas en Triana, Sevilla

Es tiempo de caracoles y aquí los tienen bien de romana y en su justo punto de pique y arreglo. Excelente su mojama de atún e impresionantes sus mejillones supremos. También hacen buena la sangre ‘encebollá’, las espinacas garbanceras y la carne con tomate. Mas de 30 años hace que fundara Manolo Vargas esta casa, aunque sean ahora su hija Remedios y su contrario Enrique quienes la lleven con el acierto más difícil de conseguir de la hostelería tabernaria: el ambiente. Porque si buena es la tasca y el servicio, mejor es el personal que se deja caer por allí. Personajes, todos, de una época que tiende a ser recuerdo: tunos y tunantes, vecinos y forasteros y, sobre todo, una gente que derrama la gracia al hablar. Motivos todos los expuestos con anterioridad para recomendar esta bodega como bálsamo eficaz para todos los males por los que hemos pagado con creces en el cercano Real de la Feria.

Bodega Vargas en Triana, Sevilla