Recetas

Ajoblanco de almendras con anguila ahumada y moras

Un ajoblanco de lujo
Ingredientes (4 personas): 400 gr. de almendra cruda
1 diente de ajo
70 gr. de pan del día anterior
c/s de aceite de oliva virgen extra
c/s de vinagre de Jerez
sal
1 l. de agua mineral
80 gr. de anguila ahumada
90 gr. de moras frescas
40 gr. de azúcar
licor de moras (sin alcohol)
Calorías 610 kcal / 100gr
Proteína 18.7 gr / 100gr
Grasa 54 gr / 100gr
Hidratos de carbono 5.3 gr / 100gr
Índice glucémico 15

Este plato, está cocinado con una base de Sopas y cremas y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Entrante.

Para el ajoblanco: Disponemos las almendras, el pan, el diente de ajo y el agua mineral en la Thermomix y trituramos hasta obtener una sopa bien fina. Colamos. Con una varilla, vamos montando la sopa con el aceite de oliva, como si de una mayonesa se tratara.

Ajoblanco de almendras con anguila ahumada y moras

 Así lo cocinamos

Añadimos el vinagre y la sal. Comprobamos el punto de sal  reservamos en el frigorífico.

Para la mermelada de moras: Ponemos las moras en un cazo con el azúcar. Agregamos un chorreón de licor de moras y dejamos cocer, con la tapadera puesta, a fuego muy lento durante 30 minutos, con cuidado de que no se queme. Reservamos y dejamos enfriar.

Montaje del plato: En un plato sopero, disponemos la angula ahumada en lonchitas no muy grandes y, sobre ella, la mermelada de moras. Le añadimos un chorreoncito de aceite y decoramos con unas hierbas al gusto. Emulsionamos bien el ajoblanco y servimos éste bien frío en el último momento.

 Información Nutricional

El ajoblanco es una variante de los gazpachos andaluces. Se trata de un plato procedente de la cocina Andalusí en la que, como en tantos otros platos heredados de los árabes, la almendra es la protagonista. Vamos a ver a continuación las características nutricionales y medicinales de este fruto seco:

El perfil del contenido nutricional de la almendra y su tan alto nivel de grasas monosaturadas es lo que convierte a este fruto seco en una fuente excelente para combatir las enfermedades del corazón.

La almendra tiene un elevado valor nutritivo. Destaca su composición en proteínas, fibra y grasa en su mayor parte en forma de ácido oleico. También cabe destacar su contenido en minerales como el magnesio, el hierro o el potasio.

Por su elevado valor energético y bajo contenido en azúcares, la almendra se puede recomendar en las dietas de personas diabéticas.

Estimulan las secreciones lácteas, por lo que su consumo es muy recomendable para las mujeres durante la lactancia. También ayudan a la regeneración del sistema nervioso y son un antiséptico intestinal.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina