Con estas albóndigas en salsa encontramos una manera diferente de comer carne de todo tipo
400 gr. de carne de cerdo picada
400 gr. de carne de ternera picada
1 diente de ajo
1 huevo
4 rebanadas de pan del día anterior
1 vasito de leche
harina
aceite de oliva
perejil
pimienta
sal
1 cebolla grande
2 tomates maduros
100 ml. de vino blanco
1 cucharadita de harina
1 hoja de laurel
Calorías 202 kcal / 100gr
Proteína 12.4 gr / 100gr
Grasa 13.1 gr / 100gr
Hidratos de carbono 7.5 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Las albóndigas en salsa son una de las recetas más tradicionales de nuestra gastronomía. Es un plato que admite multitud de variantes. Se pueden preparar con diferentes tipos de carne y diferentes tipos de salsa. Podemos elaborar desde unas albóndigas en salsa verde hasta una albóndigas en salsa de almendras. Las posibilidades son infinitas.

Hoy apostamos por una de las más fáciles, una receta de albóndigas en salsa de tomate que podréis preparar con ingredientes sanos, naturales y fáciles de conseguir.

Albóndigas en salsa

 Así lo cocinamos

Para preparar nuestras albóndigas en salsa, comenzamos haciendo la masa de las mismas. Ponemos los dos tipos de carne un un recipiente grande y la mezclamos bien. Añadimos sal y pimienta, el ajo y perejil muy picaditos, el huevo batido y el pan que, previamente, habremos mojado y escurrido en la leche.
Una vez incorporados todos estos ingredientes, amasamos con las manos bien limpias hasta conseguir una masa homogénea para nuestras albóndigas caseras. Dejamos reposar en la nevera, como mínimo, una hora.
Pasado ese tiempo, continuamos con la elaboración de las albóndigas en salsa formando bolas de carne también con las manos, dándole forma redonda y compactando bien para que no se deshagan al freírlas. Las pasamos por harina y las freímos en aceite de oliva bien caliente. Deben quedar doradas por fuera pero jugosas por dentro. Las sacamos de la sartén, las ponemos sobre papel absorbente y reservamos.
El último paso para preparar las albóndigas en salsa es, precisamente, elaborar la salsa. Para ello, ponemos en una cazuela un chorrito de aceite de la que hemos utilizado para freír las albóndigas caseras. Cuando esté caliente, añadimos la cebolla picada y la dejamos pochar hasta que se ponga transparente.
A continuación, incorporamos los tomates pelados y rallados y el laurel, rehogamos y continuamos con el sofrito. Añadimos el vino y continuamos con la cocción, a fuego medio, durante unos 10 minutos. Salpimentamos al gusto y espesamos la salsa añadiendo la harina, removiendo bien para que no queden grumos.
Por último, incorporamos las albóndigas a la salsa y dejamos cocer otros 15 minutos, a fuego medio, removiendo de vez en cuando para que las albóndigas tomen el sabor de la salsa. Ponemos el punto y final a esta receta de albóndigas caseras espolvoreando con perejil picado.

 Trucos y Consejos para las albóndigas en salsa

Para preparar las mejores albóndigas en salsa es importante comprar la carne en una carnicería donde nos piquen las piezas que pidamos, para asegurarnos de que sea de buena calidad.

 Información Nutricional

Hemos elaborado estas albóndigas en salsa con carne de cerdo y ternera. Ambas contienen proteínas de buena calidad. Además, si la carne es magra, no incorporará demasiada grasa al plato. Sin embargo, hay que tener en cuenta que hemos cocinado las albóndigas en salsa fritas, una técnica que sumará calorías al plato.
Por su parte, el tomate de la salsa nos aportará vitaminas y antioxidantes, unas sustancias muy beneficiosas para la salud.
Siempre hay que tener en cuenta que son mucho más saludables estas albóndigas caseras que las que podemos encontrar ya elaboradas en el mercado.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Técnicas de cocina ,
Tipo de cocina