Sirve este plato muy caliente para que esté más jugoso
1 kg. de sepia
1 cebolla
½ kg. alubias blancas
2 puerros
1 tomate
1 diente de ajo
250 ml. de vino blanco
aceite de oliva
sal
pimienta blanca molida
perejil y 2 ramitas de laurel
Calorías 72 kcal / 100gr
Proteína 16.1 gr / 100gr
Grasa 0.9 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Los guisos y potajes son recetas típicas de invierno que nos ayudan a entrar en calor. Este de alubias blancas con sepia es un plato muy completo y que nos va a aportar muchos nutrientes a nuestro organismo.

Hoy te proponemos un plato nutritivo con el que poder disfrutar del sabor de la sepia y de las alubias de manera muy sana.

Alubias blancas con sepia

 Así lo cocinamos

¿Cómo hacer alubias blancas con sepia? Este guiso de alubias es muy fácil de elaborar, y en tan solo unos pasos y un poco de tiempo tendrás esta receta hecha. Sigue los pasos que te explicamos para una receta de 10.

  1. Antes de preparar la receta debemos dejar las alubias blancas en agua la noche anterior (si tiene el bote de alubias ya cocidas, este paso puedes saltártelo).
  2. Al día siguiente, las ponemos en una olla y las cubrimos con agua fría. Añadimos unas gotas de aceite de oliva y ponemos a hervir.
  3. Cuando llegue a ebullición, agregamos la cebolla pelada sin partir y los puerros. Dejamos cocinar a fuego medio unos 45 minutos.
  4. Mientras, limpiamos la sepia y la partimos.
  5. Una vez pasado ese tiempo, retiramos la cebolla de la olla de las alubias y la cortamos. Pelamos el ajo y el tomate y los troceamos.
  6. En una sartén con aceite, sofreímos la cebolla y el laurel. Cuando esté la cebolla pocha, agregamos la sepia y una pizca de sal y pimienta.
  7. Añadimos también el tomate cuando la cebolla esté dorada. Dejamos hasta que el tomate se fría bien. Vertemos entonces el vino y dejamos que reduzca a fuego lento.
  8. Añadimos la mitad del agua empleada para cocer las alubias y dejamos hasta que la sepia se haga bien.
  9. Agregamos entonces las alubias y un poco de perejil picado.
  10. Cocemos 5 minutos más y ¡a comer!

Como puedes ver, se trata de un potaje de alubias blancas muy sencillo de hacer, con muchos nutrientes y que está riquísimo. También puedes elaborar otra versión, como este guiso de sepia con patatas.

 Trucos y Consejos

Este plato de alubias blancas con sepia hay que servirlo muy caliente, para que esté más jugoso.

 Información Nutricional

La sepia es un tipo de molusco perteneciente a la familia de los cefalópodos, a la que pertenecen por ejemplo, los pulpos. Es un alimento muy rico en yodo, es beneficioso para nuestro metabolismo, regulando nuestro nivel de energía y el correcto funcionamiento de las células.

Como la mayoría de moluscos y mariscos, la sepia destaca por su gran contenido en proteínas y su aportación de aminoácidos esenciales. Además, es un alimento imprescindible en cualquier dieta, ya que es muy baja en grasas y calorías. no obstante, hay que racionar sus ingestas, pues una de las cosas negativas de la sepia es que aporta un elevado contenido en colesterol.

La sepia nos aporta muchos minerales, como el hierro, yodo, fósforo, potasio, calcio, zinc y sodio. Tampoco se queda corta en aportarnos vitaminas, como A, B (B1, B2, B3, B6, B9 y B12) y vitamina E.

Como hemos comentado, destacamos su aportación de yodo, ya que regula nuestra energía, ayuda al desarrollo celular de nuestro cuerpo y fortalece el cabello y la uñas.

En cuanto a las alubias blancas, son uno de los ingredientes estrella en las recetas de invierno, como guisos o potajes. Pero a pesar de lo que se piensa, apenas tienen calorías y son muy digestivas. Además, nos aportan las siguientes propiedades:

  • Tienen un alto contenido en hierro (superior al de las lentejas).
  • Aportan además gran cantidad de vitaminas del grupo B.
  • Aportan hidratos de carbono de asimilación lenta (54 gramos por 100 gramos).
  • Las alubias poseen tanto fibra soluble como insoluble.

Por tanto, el valor nutricional de este plato se completa con los hidratos de carbono que aportan las alubias y las sustancias antioxidantes y vitaminas de las verduras empleadas. ¿Qué más se puede pedir?

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina