Este tipo de repostería casera puede formar parte de una dieta equilibrada, siempre que se consuma de forma ocasional y con ingredientes naturales
170 gr. de almendra cruda molida
150 gr. de azúcar
2 huevos
1 yema de huevo
la ralladura de 1 limón
el zumo de medio limón
1 cucharada de mantequilla.
Calorías 610 kcal / 100gr
Proteína 18.7 gr / 100gr
Grasa 54 gr / 100gr
Hidratos de carbono 5.3 gr / 100gr
Índice glucémico 15

Este plato, está cocinado con una base de Postres y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Postre.

Estos bocaditos de almendra resultan realmente deliciosos. Además, son muy sencillos y rápidos de elaborar, y constituyen un acompañamiento perfecto para nuestros desayunos y meriendas.

Bocaditos de almendra

 Así lo cocinamos

Precalienta el horno a 170ºC.
Mientras se calienta el horno, bate en un bol los dos huevos con la yema. Una vez esté todo bien batido, vamos añadiendo el resto de ingredientes sin dejar de batir, hasta obtener una masa suave y homogénea.
Tapa la masa con film transparente y reserva en el frigorífico durante 1 hora.
Rellena unos moldes individuales (untados previamente con mantequilla y harina) con la masa de bizcocho y hornea hasta que quede bien dorado.

 Trucos y Consejos

Para saber si el bizcocho está cocinado, introduce una aguja en su interior. Si ésta sale limpia, entonces el bizcocho estará listo para sacar del horno.

 Información Nutricional

Los ingredientes empleados en la elaboración de este bizcocho aportan sobre todo hidratos de carbono procedentes del azúcar, así como proteínas de gran calidad por parte de los huevos.
El gran contenido en hidratos de carbono sencillos de esta receta debe tenerse en cuenta por las personas diabéticas, a las que se recomienda evitar en la medida de lo posible estos dulces en su dieta. Los huevos, además de proteínas, son fuente de vitaminas liposolubles A y D, y minerales entre los que destacan el yodo, el hierro, el fósforo, el magnesio y el selenio.
Por su parte, las almendras constituyen un alimento sumamente recomendable, por su gran aporte proteico y por la saludable composición de sus grasas, cuya gran mayoría son insaturadas, las más convenientes para mantener controlada la tasa de colesterol. Además, estos frutos secos aportan mucha fibra, minerales y vitaminas. El único “inconveniente” que presentan es su elevado poder energético.
Este tipo de repostería casera puede formar parte de una dieta equilibrada, siempre que se consuma de forma ocasional y con ingredientes naturales.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina