Recetas

Cachopo: Cómo hacer de forma sencilla este famoso plato asturiano

Una receta tradicional de Asturias donde el bistec de ternera es el protagonista
La ternera envuelve al relleno de queso y de jamón ibérico. Todo ello se empana, es decir, se pasa por harina, huevo y pan rayado para luego freirlo en la sartén. El resultado, un delicioso manjar, crujiente por fuera y jugoso por dentro. El acompañamiento del plato suele ser patatas fritas y pimientos asados. Dada la contundencia del plato, con un cachopo basta para que coman dos o tres personas, perfectamente.

El cachopo es una receta propia de Asturias. La esencia de este manjar es el bistecs de ternera, estilo sábana, como dicen los maestros ‘cachoperos’ y su relleno. La ternera se acompaña, normalmente, de queso y de jamón ibérico, aunque también se elabora con otros rellenos. Todo ello se empana, es decir, se pasa por harina, huevo y pan rayado para luego freirlo en la sartén. El resultado, un delicioso y contundente plato, que debe ser crujiente por fuera y jugoso por dentro.

 

Este plato se ha convertido en los últimos años en uno de esos sobre los que la gente habla, compara y se busca el mejor. Como sucede en Sevilla con la ensaladilla, en Asturias pasa con el cachopo. Normalmente, se compite por 3 aspectos para decidir cuál es el primero del ranking: la calidad, tamaño y creatividad en los rellenos, aunque para nosotros el clásico de jamón y queso es el ideal.

 

Como en todo, los chef también intentan reinterpretar esta receta sencilla y lo hacen dándole una vuelta al relleno del cachopo. Por un lado está la opción de darle más potencia al relleno clásico con el uso de distintos quesos asturianos como el Gamoneu o La Peral. Son quesos azules que le dan carácter a este plato. Y por otro la opción de rellenarlo con otros productos. Estos son algunos ejemplo: Beicon, champiñones y salsa carbonara; Cebolla caramelizada y setas al ajillo; manzana y queso Cabrales.

 

No conviene confundir con el San Jacobo, que normalmente está hecho a base de Jamón de York y queso. Aunque también hay quien los hace con filetes de cerdo o con ternera y los denomina ‘San Jacobo de Ternera’, en cuyo caso sería una variante muy similar al cachopo. Hay también quien lo compara con el cordon blues francés, pero normalmente este plato se elabora con carne de pollo.

Cachopo: Cómo hacer de forma sencilla este famoso plato asturiano

 Así lo cocinamos

Para elaborar esta receta asturiana, lo primero será trabajar los filetes de ternera: Se debe extender ambos filetes y aplastarlos hasta dejarlos como ‘una sábana’.

Ponemos de base un filete de ternera, sazonamos, y a continuación, colocamos las lonchas de queso. Después se añade el jamón ibérico. Para completar el paso, colocamos encima el filete de ternera restante, para sellarlo. Truco: Usa un poco de aceite de oliva para conseguir el sellado de los filetes. Moja tus dedos y pásalos por el borde de los dos bistecs.

Ahora pasamos a realizar el empanado,que consiste en tres pasos:. Lo primero será pasar por harina el chachopo. En este punto debes de apretar los bordes para conseguir el sellado definitivo. Luego se baña con el huevo y se completa el proceso, embadurnándolo todo con el pan rayado.

Lo normal es que por su tamaño no se pueda hacer en la en la freidora, pero si puedes, hazlo. Si vas a cocinarlo en una sartén, te recomendamos utilizar abundante aceite y que, a la hora de introducir el cachopo, esté a una temperatura media alta. Si lo ponemos con el aceite frío se desmorone el empanado por un lado. Y si lo ponemos con aceite demasiado caliente se nos va a quemar el rebozado y se va a quedar crudo por dentro.

 Trucos y Consejos

Es muy importante el uso de productos de calidad para que tu cachopo salga de diez. Para los filetes de ternera, lo ideal es pedirle a tu carnicero de confianza que te reserve dos buenas bistecs de la zona de la tapilla. Usa un buen jamón ibérico y un queso que se derrita y salga a borbotones cuando se parta. Se puede usar havarti o gruyere. Aunque lo ideal es apostar por quesos asturianos.

 

Es una receta aparentemente sencilla donde la clave está en sellar bien los filetes junto al relleno, el empanado y la fritura. Para sellar bien el cachopo moja tus dedos con aceite de oliva y pásalos por el borde de los filetes para que se queden pegados. Además, cuando lo pases por la harina, apriétalo bien.