Sopas como estas entonan el estómago, son de fácil digestión y nos ayudan a hidratar el organismo
Un pollo mediano (limpio
eviscerado y con piel)
100 gr. de fideos
2 nabos
3 zanahorias
1 puerro
1 patata
2 ramas de apio verde
1 rodaja de calabaza pelada
1 hoja de laurel
unos granos de pimienta negra
sal
1 ramillete de perejil
Calorías 213 kcal / 100gr
Proteína 24.4 gr / 100gr
Grasa 12.8 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Se trata de una receta ligera y sana y que, combinada con un poco de pasta como unos fideos finos, resulta un primer plato perfecto para los niños.

El caldo de pollo es una sopa que, a menudo, se sirve con trozos de carne o con granos de arroz o cebada, pasta, zanahoria amarilla, apio o cebolla blanca.​ Se considera también un remedio casero contra los enfriamientos y los catarros. Así, hoy os proponemos este reconstituyente caldo de pollo, perfecto para entonar el cuerpo en estos días de invierno. ¡Que salga rico!

Caldo de pollo casero

 Así cocinamos el caldo de pollo

¿Cómo hacer el caldo de pollo? Este plato tradicional y que lleva tantísimos años cocinándose es muy sencillo de elaborar. Desde Gurmé te explicamos paso a paso qué proceso debes seguir para hacer un caldo perfecto.

  1. Introduce en una olla grande el pollo troceado y cúbrelo con 3 litros de agua. Lleva a ebullición.
  2. Una vez el agua rompa a hervir, ve añadiendo a la olla las verduras peladas y troceadas. Salpimenta y añade la ramita de perejil.
  3. Deja hervir a fuego muy suave durante una hora y media, hasta obtener un caldo sustancioso.
  4. Una vez tengamos el caldo listo, cuélalo y reserva las verduras y el pollo.
  5. Pon a hervir de nuevo el caldo y añádele los fideos. Cuece hasta que la pasta quede cocida.

¡Así de sencillo! Se trata de una receta de caldo de pollo perfecta para los días fríos e incluso como remedio para resfriados o catarros. Es un plato tradicional que gusta a todos y al cual se le puede sacar mucho provecho.

 Trucos y Consejos

Es importante ir espumando la superficie para que la sopa de pollo quede clara. Para ello usa un cucharón o espumadera.
Si tienes prisa puedes usar una olla rápida, dejando 40 minutos a presión, aunque siempre es preferible a fuego lento, como se ha hecho toda la vida.

 Información Nutricional

Esta receta de sopa de pollo caliente que acabamos de elaborar resultan muy saciante. Además, entonan el estómago, son de fácil digestión y nos ayudan a hidratar el organismo.
En el momento en que añadimos alimentos de origen animal, como en este caso el pollo, la sopa se enriquece en proteínas de alto valor nutritivo y otros nutrientes como el hierro que están presentes en la carne.

Las verduras aportan a esta receta sobre todo minerales y vitaminas, si bien estas últimas se pierden en parte con la cocción. Como el pollo es una carne poco grasa y en la receta se indica que conviene desgrasar el caldo, se trata de un plato de bajo calórico, muy adecuado para todas las edades. En especial, para quienes deben llevar a cabo una dieta de control de peso o de bajo contenido graso y para las personas mayores, a quienes con mucha frecuencia resulta difícil que consigan una adecuada hidratación.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina