Continuamos con nuestras recetas navideñas. En este caso proponemos un centollo al horno cocinado con brandy. Su aroma combina muy bien con la carne del marisco y, al flamearse, se elimina el alcohol, por lo que es un plato apto para toda la familia.
1 centollo hembra de 1 kg.
1 puerro
1 zanahoria
1 cebolla
50 gr. de salsa de tomate
una copa de brandy
pan rallado
una hoja de laurel
pan rallado
una ramita de perejil
50 gr. de mantequilla y sal gruesa.
Calorías 127 kcal / 100gr
Proteína 20 gr / 100gr
Grasa 5.2 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato está cocinado con una base de Pescados y mariscos y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Ocasiones especiales, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

No hay nada más apetitoso para dar la bienvenida al Año Nuevo que una receta elaborada a base de marisco, uno de los alimentos más apreciados por su delicado sabor y usual en las recetas navideñas. Por ello, hoy os presentamos este espectacular centollo gratinado, un elegante plato con un sabor que cautivará a tus invitados.

Centollo al horno

 Así lo cocinamos

Para empezar a preparar esta receta navideña, ponemos al fuego una cazuela con agua, la justa para cubrir el centollo. Añadimos un puñado de sal (la medida viene a ser un puñado por kilo de marisco).
A continuación, introducimos el centollo en la cazuela y lo dejamos cocer durante 10 minutos, empezando a contar desde que el agua rompa a hervir. Durante este proceso es importante ir retirando la espuma que vaya apareciendo en la superficie.
Una vez que el centollo haya alcanzado esos 10 minutos de cocción, lo retiramos del agua hirviendo y lo introducimos en un recipiente con abundante agua, hielo y sal. Así cortaremos la cocción rápidamente.
Cuando el centollo se haya enfriado, extraemos toda la carne de las patas y la cabeza, cerciorándonos de que no queda ningún resto de cáscara o partes no comestibles pegada a la carne que hemos retirado. Reservamos la carne por una parte y el caparazón, por otra.
Para continuar con la receta, pochamos la cebolla, bien picadita, en una cazuela baja con un poco de aceite. Cuando esté bien tierna, incorporamos a la cazuela el puerro y la zanahoria, también picados. Rehogamos el conjunto durante unos minutos y agregamos la salsa de tomate y el laurel. Cocinamos a fuego suave durante 5 minutos. Pasado ese tiempo, vertemos el brandy y flambeamos el conjunto.
Con el fuego ya apagado, añadimos al sofrito la carne del centollo. Lo mezclamos todo bien y rellenamos el caparazón del centollo con la mezcla obtenida anteriormente. Después espolvoreamos con pan rallado.
Por último, ponemos unos trocitos de mantequilla sobre la superficie del centollo y gratinamos en el horno hasta que el pan rallado forme una costra doradita.
Sacamos del horno y espolvoreamos con perejil picado.
Es importante servir bien caliente para degustar mejor este plato y, si es posible, acompañado de una copa de manzanilla.

 Trucos y Consejos

Para nuestras recetas navideñas, a la hora de elegir un centollo, hay que fijarse en las puntas de las patas. Serán más sabrosos aquellos que no tienen pelos en las patas, que son los de roca. También conviene mirarles la tripa, siendo preferibles los que poseen pintas negras a los que las tienen rojas. Además, hay que tener en cuenta que el tamaño ideal del centollo va de 1 a 1,2 kg. Es importante que el marisco esté muy fresco, ya que de esta forma ofrecerá un sabor excelente. Elige siempre los centollos hembra, ya que son las que contienen el coral en su cabeza y son más sabrosos.

 Información Nutricional

El centollo es una excelente fuente de proteínas de alto valor biológico, así como de ácidos grasos poliinsaturados, que son beneficiosos para reducir los niveles de colesterol y de triglicéridos en sangre, reduciendo el riesgo de producción de trombos y coágulos. Su contenido en colesterol es también elevado, algo que hay que tener en cuenta. Respecto al contenido en minerales, estos crustáceos son muy ricos en selenio, fósforo, zinc y yodo, siendo considerables los niveles de sodio, magnesio y hierro. En cuanto a las vitaminas, los aportes de niacina y vitamina B6 son los más significativos, seguidos de los de vitamina E.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Técnicas de cocina , ,
Tipo de cocina