La ensaladilla de patatas y judías es un plato fresco idóneo para acompañar las comidas del verano
1kg. de patatas
¼ kg. de judías verdes
2 tomates
1 trozo de cebolla
1 lata de atún en aceite
2 huevos duros
aceite de oliva
vinagre y sal.
Calorías 80 kcal / 100gr
Proteína 2.5 gr / 100gr
Grasa 0.2 gr / 100gr
Hidratos de carbono 18 gr / 100gr
Índice glucémico 95

Este plato, está cocinado con una base de Verduras y legumbres y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Entrante.

La ensaladilla de patatas y judías es un plato fresco idóneo para acompañar las comidas del verano.

Ensaladilla de patatas y judías

 Así lo cocinamos

Para elaborar una ensaladilla de patatas y judías cocemos las patatas enteras sin pelar. Una vez cocidas las pelamos y troceamos y las colocamos en una fuente. Aparte cocemos las judías verdes troceadas y las añadimos.

Pelamos y troceamos los tomates, la cebolla (muy fina) y los huevos duros.

Añadimos todos los ingredientes a la fuente junto con el atún desmenuzado. Finalmente aliñamos con aceite de oliva, vinagre y sal. Removemos bien la ensaladilla de patatas y judías. Dejamos enfriar y servimos.

 Trucos y Consejos

Si no quieres pasarte con el aceite pero que la ensalada no esté seca, alíñalo con un pulverizador.

 Información Nutricional

Las patatas posee un valor energético bajo, ya que sólo aportan 80 calorías cada 100 gr. Sin embargo, sus propiedades alimenticias pueden duplicarse o triplicarse según sea la forma de cocción, ya que tienen capacidad de absorber mucha cantidad de grasa al cocinarse. Por lo cual lo ideal y más recomendado es comerla habiéndola preparado por hervor, asada al horno, parrilla, barbacoa o al vapor.

La patata contiene un alto porcentaje de agua (75%) y una cantidad de hidratos de carbono complejos entre el 16-20%, como almidón. Posee sin embargo escasa cantidad proteica 2,5%, pero es importante saber que esa proteína se encuentra concentrada en la zona externa, justo bajo la piel. Por eso cuando se consumen asadas con la piel (bien lavadas previamente), su valor nutritivo es más alto. La fibra se presenta en forma de celulosa y el contenido de graso es casi nulo Constituye un alimento rico en potasio, hace aporte de flúor y bajo en sodio. También es rica en vitamina C y B6, aunque se pierden durante el almacenamiento y la cocción.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina