La calabaza, protagonista indiscutible de estos flanes, destaca por su elevado contenido en hidratos de carbono y fibra, lo cual nos va a ayudar a regular el tránsito intestinal
500 gr. de calabaza
4 huevos
150 gr. de nata líquida
1 cucharadita de sal fina
1 cucharadita de sal gruesa
pimienta
nuez moscada
25 gr. de mantequilla.
Calorías 29 kcal / 100gr
Proteína 1.1 gr / 100gr
Grasa 0.1 gr / 100gr
Hidratos de carbono 4.6 gr / 100gr
Índice glucémico 75

Este plato, está cocinado con una base de Verduras y legumbres y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Otoño / Invierno, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

Este flan de calabaza es realmente sencillo de elaborar, y resulta una buena idea como entrante, para deleitar a los invitados en una ocasión especial. Además, supone una manera diferente de consumir  huevo, contemplándolo en el menú como plato proteico, para lograr el equilibrio dietético.

Flan de calabaza

 Así lo cocinamos

Pela la calabaza y córtala en rodajas anchas. Ahora introdúcelas en una olla con agua hirviendo y sal gruesa hasta que esté cocida, pero sin que llegue a deshacerse.
Escurre la calabaza cocida y tritúrala con una batidora hasta conseguir un puré.
Añádele al puré de calabaza los huevos, la nata y las especias. Mezcla muy bien hasta que nos quede una crema homogénea.
Vierte la crema obtenida en moldes individuales previamente engrasados con mantequilla y cocina en el horno, al baño María, a 180ºC durante 15 minutos.
Una vez cuajados los flanes, déjalos enfriar antes de desmoldarlos.
Emplátalos y cubre cada uno de ellos con un poco de mayonesa casera y cebollino picado.

 Trucos y Consejos

Para que no se forme costra en la superficie de los flanes, tápalos con papel de aluminio.

 Información Nutricional

La calabaza, protagonista indiscutible de estos flanes, destaca por su elevado contenido en hidratos de carbono y fibra, lo cual nos va a ayudar a regular el tránsito intestinal. El color anaranjado de esta cucurbitácea se lo confiere el betacaroteno, sustancia que, además de favorecer el cuidado de nuestra piel y nuestra vista, ejerce una acción antioxidante. Otra propiedad de la calabaza es la de protectora de la mucosa del estómago, lo que la hace muy recomendable para aquellas personas que sufren de acidez, mala digestión, gastritis o úlcera.
En la composición nutricional de esta receta encontramos también una buena cantidad de proteínas, aportadas por el huevo y la nata, que también aportará grasa.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina