La carne de conejo, además de ser muy rica en proteínas, es muy magra, es decir, contiene muy poca grasa
1 conejo troceado
½ kilo de níscalos
2 cebollas
4 dientes de ajo
2 cucharaditas de carne de pimiento choricero
100 ml. de vino tinto
1 ramita de tomillo
1 hoja de laurel
pimienta negra recién molida
aceite de oliva virgen extra y sal.
Calorías 34 kcal / 100gr
Proteína 4.2 gr / 100gr
Grasa 1.2 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0.5 gr / 100gr
Índice glucémico 15

Este plato, está cocinado con una base de Aves y caza y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Otoño / Invierno, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

La siguiente propuesta del día consiste en un guiso de conejo con níscalos, un plato que contiene todo el sabor y los aromas del campo.

Guiso de conejo con níscalos

 Así lo cocinamos

Calienta una cazuela baja con aceite de oliva y sofríe en ella los trozos de conejo previamente salpimentados. Cuando éstos estén bien dorados, incorpora a la cazuela el laurel, el tomillo,  la cebolla cortada en juliana y los ajos enteros, con piel y machacados.
Una vez la cebolla se encuentra bien pochada, agrega la carne de los pimientos choriceros. Rehoga durante un par de minutos, vierte el vino tinto y deja cocinar a fuego suave durante 20 minutos.
Limpia los níscalos y saltéalos en una sartén con un poco de aceite muy caliente. Una vez dorados, añádeselos al guiso de conejo cuando éste ya esté tierno. Cocina el conjunto durante 5 minutos para que se integren los sabores y sirve al momento.

 Trucos y Consejos

Es importante que no mojes los níscalos a la hora de limpiarlos, ya que son un producto muy delicado y se estropearían. Lo más recomendable es limpiarlo con un trapo húmedo.

 Información Nutricional

La carne de conejo, además de ser muy rica en proteínas, es muy magra, es decir, contiene muy poca grasa. En esta receta, el conejo lo hemos acompañado con níscalos. Éstos, al igual que el resto de setas, poseen un contenido en agua muy elevado, lo que hace que presenten un valor calórico muy bajo. Además, son buena fuente de vitaminas, minerales y sustancias antioxidantes, muy beneficiosas para la salud.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina