Si quieres presentar unos cogollos de lechuga con algo más que un aliño, fíjate en esta receta.
4 cogollos limpios
8 dientes de ajo
aceite de oliva
vinagre y sal.
Calorías 20 kcal / 100gr
Proteína 1.3 gr / 100gr
Grasa 0.5 gr / 100gr
Hidratos de carbono 1.5 gr / 100gr
Índice glucémico 15

Este plato, está cocinado con una base de Verduras y legumbres y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Entrante.

Si quieres presentar unos cogollos de lechuga con algo más que un aliño, fíjate en esta receta.

Lechuga al ajillo

 Así lo cocinamos

Lavamos y troceamos longitudinalmente las lechugas en 4 cuartos para prepararlas al ajillo. Colocamos los 16 trozos en un plato y los rociamos (aliñamos) por encima con sal y vinagre.

En una sartén con aceite de oliva ponemos a freír los ajos pelados y picados muy finos. Cuando comiencen a dorar, apartamos del fuego y seguidamente, utilizado una cuchara, vamos rociando los cuartos de lechuga con el contenido de la sartén, distribuyendo bien los ajos por encima. Servimos inmediatamente la lechuga al ajillo.

 Trucos y Consejos

Prueba a añadir unos taquitos de jamón, el toque será espectacular.

 Información Nutricional

La lechuga, ese noble vegetal que puebla tantas ensaladas, es una hortaliza que se destaca, al igual que la gran mayoría de verduras de hoja verde, por ser un vegetal que tiene muy pocas calorías, bastante contenido de agua y una pequeña proporción de hidratos de carbono.

La lechuga contiene excelentes proporciones de calcio, hierro, potasio y magnesio, contiene provitamina A y vitaminas C y E.

Su contenido en folatos interviene en la producción de glóbulos rojos y blancos, en la síntesis de material genético y la formación de anticuerpos del sistema inmunológico. Por su riqueza en fibra produce una gran sensación de saciedad después de haberla comido, además de un suave efecto laxante. Esto la convierte en un alimento muy indicado como entrante o guarnición en dietas de control de peso. La mayor parte de la fibra de la lechuga es celulosa.

Su contenido en fibra y antioxidantes, una vez en el organismo, ayuda a controlar los niveles de colesterol y de glucosa en sangre. Su alto aporte de agua, potasio y bajo contenido de sodio, favorece la eliminación del exceso de líquidos en el organismo.

Los tipos de lechuga más conocidos son la iceberg, los cogollitos, la hoja rizada y la romana.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina