Recetas

Mermelada de mandarina para tus desayunos caseros

Comienza el día con un buen desayuno y con esta rica mermelada de mandarina
1 kg Mandarinas
1 limón
500 gr azúcar

Aprovecha las últimas mandarinas de la temporada para hacer en casa tu propia mermelada. Con solo tres ingredientes puedes hacer esta receta.

¿Has probado a preparar mermelada en casa alguna vez? Anímate con esta mermelada de mandarina. Una receta sencilla y muy sabrosa, que se puede convertir en el acompañamiento perfecto para unas tostadas con mantequilla.

Lo mejor que tiene esta elaboración es que es una receta de aprovechamiento 100% y puede aguantar mucho tiempo en la nevera. Ten en cuenta que para conservarlo bien debes envasarlo en tarros esterilizados. Llénalos hasta arriba, que sólo quede un centímetro o menos entre la mermelada y la tapa.

Comprueba que estén bien cerrados y ponlos a cocer, completamente cubiertos de agua durante 10 minutos. Una vez que hayan enfriado podrás guardarlos en la despensa durante varios meses.

En nuestra receta hemos usado la clementina, que son las más pequeñas y tienen la piel muy fina. Esto facilita bastante la tarea de pelar los gajos y de añadir la piel para conseguir una rica mermelada de mandarina amarga.

 

La historia de la mermelada de naranja amarga

La mermelada de naranja tiene mucha historia y una estrecha relación con Sevilla. Todavía hoy, el Patronato del Alcázar de la capital hispalense le manda una cesta de naranjas amargas del palacio a la Reina Isabel II para que puedan hacer su propia mermelada en Buckingham.

Y es que la historia cuenta que la mermelada de naranja tiene como origen naranjas sevillanas. Se remonta al S.XVIII, más concretamente al año 1760. James Keiller, un comerciante británico, se hizo de un cargamento de un barco español que incluía gran cantidad de naranjas. El barco había comenzado su travesía en Sevilla, pero debido a unas fuertes tormentas retrasó su viaje.

El comerciante británico pensó que este contratiempo estropearía la fruta, pero con lo que realmente no contaba era con la recepción de un cargamento de naranjas amargas, en lugar de las dulces que él creía haber adquirido.

De un problema, salió una solución brillante. Los Keiller poseían una pequeña tienda de confección de dulce de membrillo. La mujer del comerciante probó a modificar el dulce de membrillo con las naranjas amargas que habían comprado y obtuvo la mermelada de naranja amarga tan famosa en Reino Unido.

 

Mermelada de mandarina para tus desayunos caseros

 Cómo preparar mermelada de mandarina

El primer paso de esta sencilla receta es pelar las mandarinas para obtener 1000 gramos de gajos bien limpios.

Para conseguir un punto amargo en tu mermelada sigue este paso: Reserva la piel de un par de ellas, importante que tengan la piel muy fina, sin demasiada parte blanca. Por ello lo ideal es hacerlo con clementinas.

Pon los gajos en una cazuela grande y añade el azúcar, la piel de las mandarinas cortada en trocitos y un pequeño chorro de limón. Presiona ligeramente algunos gajos y deja cocer a fuego medio durante 10 o 15 minutos.
Es el momento de darle un golpe de batidora. Puedes hacerlo con cuidado en la misma cazuela o sacarlo todo a un vaso de batir hasta que todo se integre.

Este proceso es el más laborioso.
Debes de cocinarlo a fuego lento, removiéndolo todo de vez en cuando, durante 35-40 minutos. Si ves que todavía no coge la consistencia, sigue cocinando un poco más.