Recetas

Ñoquis de espinacas con crema de calabaza

Completa el plato con un crujiente de parmesano que podrás elaborar en el horno.
200 gr. de espinacas
300 gr. harina
1 patata
1 zanahoria
300 gr. calabaza
1 cebolla
1 puerro
150 ml. vino blanco
aceite
mantequilla
pimienta y sal.
Calorías 21 kcal / 100gr
Proteína 2.6 gr / 100gr
Grasa 0.2 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0.6 gr / 100gr
Índice glucémico 15

Este plato, está cocinado con una base de Verduras y legumbres y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

Hoy vamos a elaborar una pasta casera de espinacas que acompañamos con una hortaliza de temporada: la calabaza. Aunque necesita tiempo, merece la pena elaborar esta receta.

Ñoquis de espinacas con crema de calabaza

 Así lo cocinamos

amos a comenzar preparando los ñoquis de nuestro plato. Lavamos bien las espinacas, cortando los tallos y picando las hojas. Ayúdate de una picadora eléctrica si lo prefieres o de una batidora.
A continuación empezamos a hacer la masa de los ñoquis añadiendo un poco de mantequilla derretida, sal y a continuación harina hasta que se consiga una masa.
Cuando se obtenga una mezcla uniforme y con consistencia, hacemos los ñoquis del tamaño que deseemos. Y ya es momento de ponerlos hervir en agua con sal. Cuando veas que los ñoquis salen a la superficie es que están listos.
Es el turno de la crema de calabaza. Pasamos por una cazuela con un poco de aceite una cebolla y un puerro picados. A continuación añadimos una zanahoria también picada, una patata troceada, la calabaza y un poco de sal y pimienta.
Dejamos rehogar el conjunto, añadimos el vino y cuando se evapore, cubrimos de agua. Dejamos hervir hasta que las verduras estén tiernas. Por último, batimos para que quede una crema fina.

 Trucos y Consejos

Completa el plato con un crujiente de parmesano que podrás elaborar en el horno.

 

 Información Nutricional

Las espinacas contienen una buena y variada cantidad de vitaminas y minerales, además de tener un alto contenido en agua y pocas calorías. Entre estos últimos debemos resaltar la presencia del calcio y el magnesio. Además, aportan a nuestro organismo sustancias de acción antioxidantes, que nos ayudan a prevenir enfermedades de carácter degenerativo.

La calabaza, protagonista de la base del plato, destaca por su elevado contenido en hidratos de carbono y fibra, lo cual nos va a ayudar a regular el tránsito intestinal. El color anaranjado de esta cucurbitácea se lo confiere el betacaroteno, sustancia que, además de favorecer el cuidado de nuestra piel y nuestra vista, ejerce una acción antioxidante. Otra propiedad de la calabaza es la de protectora de la mucosa del estómago, lo que la hace muy recomendable para aquellas personas que sufren de acidez, mala digestión, gastritis o úlcera.

El resto de verduras son ricas en vitaminas, minerales y sustancias de acción antioxidante.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina