Podemos sustituir el pan rallado por miga de pan.
3 huevos
pan rallado
100 gr. de almendras crudas trituradas
1 l. de leche
200 gr. de azúcar
canela en polvo
1 ramita de canela en astilla
1 cáscara de limón
aceite de oliva y sal
Calorías 162 kcal / 100gr
Proteína 12.6 gr / 100gr
Grasa 12 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0.6 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Postres y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Postre.

Os dejamos otra de nuestras recetas más tradicionales, estos obispos con leche, un postre típico de la gastronomía andaluza.

Obispos con leche

 Así lo cocinamos

En un lebrillo ponemos los huevos, las almendras trituradas, un poco de canela en polvo, una cucharada de azúcar y el pan rallado que admita. Mezclamos y amasamos bien, obteniendo una masa no muy dura.

Hacemos bolas de masa del tamaño de una nuez que freímos en una sartén con abundante aceite de oliva, hasta que doren.

Ponemos las bolas en una fuente con leche, que previamente habremos cocido con canela, azúcar y la cáscara de limón.

Servimos los obispos con leche fríos.

 Trucos y Consejos

Podemos sustituir el pan rallado por miga de pan.

 Información Nutricional

Los dulces de cada región suelen ser el reflejo del resto de la gastronomía ya que incluyen los ingredientes básicos de la alimentación de cada lugar, así como de la cultura, de las fiestas tradicionales y populares de cada población.

En las distintas regiones españolas podemos encontrar varias recetas de interesantes dulces típicos y postres tradicionales de Semana Santa y fiestas navideñas, algunos de los más conocidos tales como las torrijas o las monas de Pascua, hasta los pestiños, roscos fritos, enaceitados, roscos de viento, flores u hojuelas, papajotes, buñuelos de la comarca, tortas de manteca, cuajao, boladillos, tocinillo de cielo, almendrados o pan de bizcocho remojado, etc. También otros tipos de dulces caseros como los bizcochos, leche asada o frita, obispos de leche, o las magdalenas caseras. Todos ellos son dulces sencillos de elaborar y sin embargo confieren, (si están bien preparados, por lo cual es importante que guarden las proporciones así como elaborarlos con esmero y cariño), un resultado culinario exquisito y espectacular. Dicho resultado dependerá de pequeños detalles como son la atención al dorado, la habilidad de mezclar los ingredientes en las proporciones adecuadas, la calidad de los ingredientes, esto es, el tipo de aceite, de la leche, del agua, etc. No existen fórmulas mágicas pero sí la habilidad para realizar un trabajo bien elaborado con una gran precisión.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina