Recetas

Pastel de calabaza, champiñón y nueces

La calabaza destaca por su elevado contenido en hidratos de carbono y fibra, lo cual nos va a ayudar a regular el tránsito intestinal
200 gr. de calabaza (variedad butternut)
1 cebolleta
150 gr. de champiñones
100 gr. de nueces troceadas
200 ml. de nata
3 huevos
sal y pimienta negra recién molida.
Calorías 29 kcal / 100gr
Proteína 1.1 gr / 100gr
Grasa 0.1 gr / 100gr
Hidratos de carbono 4.6 gr / 100gr
Índice glucémico 75

Este plato, está cocinado con una base de Verduras y legumbres y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

Comenzamos el día con un original pastel de calabaza, champiñón y nueces, unos ingredientes que, unidos a la nata y el huevo, nos van a dar como resultado un plato muy completo desde el punto de vista nutricional.

Pastel de calabaza, champiñón y nueces

 Así lo cocinamos

Bate los huevos con la nata hasta conseguir un batido homogéneo, el cual salpimentaremos al gusto.
Pela la calabaza y córtala en dados medianos.
Los champiñones los limpiaremos y cortaremos también en dados, al igual que la cebolleta.
Coloca los ingredientes anteriores en una fuente refractaria, sazona, rocía con unas gotas de aceite de oliva y hornea hasta que queden bien asados.
Una vez cocinadas las verduras, colócalas por capas en el interior de un molde rectangular.
Vierte sobre las verduras el batido de nata y huevo, de manera que éstas queden totalmente cubiertas.
Ahora cubre el pastel con las nueces troceadas y cocina en el horno, al baño María, hasta que quede bien cuajado (unos 30 minutos a 150ºC).
Una vez cuajado el pastel, sácalo del horno y déjalo enfriar.
Cuando se haya enfriado, pasa la hoja de un cuchillo por los laterales del pastel y desmolda con mucho cuidado.

 Trucos y Consejos

Puedes emplear las verduras que más te gusten, siempre y cuando éstas combinen bien y, a ser posible, que sean de temporada.

 Información Nutricional

La calabaza destaca por su elevado contenido en hidratos de carbono y fibra, lo cual nos va a ayudar a regular el tránsito intestinal. El color anaranjado de esta cucurbitácea se lo confiere el betacaroteno, sustancia que, además de favorecer el cuidado de nuestra piel y nuestra vista, ejerce una acción antioxidante. Otra propiedad de la calabaza es la de protectora de la mucosa del estómago, lo que la hace muy recomendable para aquellas personas que sufren de acidez, mala digestión, gastritis o úlcera.
Los champiñones son una estupenda fuente de fósforo, vitamina B2 y proteínas, aunque hay que decir que estas últimas contienen purinas, por lo que se debe moderar el consumo de estas setas en caso de padecer hiperuricemia o gota.
La cebolleta no hará más que aportar más vitaminas, minerales y sustancias antioxidantes al plato.
Por su parte, la nata y el huevo enriquecen el pastel con grasa y proteínas.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina