Este plato es ideal para la época estival, aunque se puede tomar durante todo el año.
1 kg. de tomates
1/2 kg. de pan duro
2 pimientos
2 dientes de ajo
2 huevos cocidos
100 gr. de jamón
aceite
vinagre y sal
Calorías 23 kcal / 100gr
Proteína 0.8 gr / 100gr
Grasa 0.2 gr / 100gr
Hidratos de carbono 3.5 gr / 100gr
Índice glucémico 30

Este plato, está cocinado con una base de Sopas y cremas y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

La porra antequerana es un plato frío típico de Antequera que se puede considerar una variante del gazpacho.

Porra antequerana

 Así lo cocinamos

En un recipiente incorporamos los tomates sin piel ni semillas, el pimiento descorazonado, los ajos y un poco de sal. Se maja todo esto con pan del día anterior y desmigado. (Si se prefiere, se puede remojar previamente el pan).

Se le va añadiendo poco a poco aceite de oliva y vinagre, teniendo cuidado de que no se corte y batiendo bien.

Sazonar al gusto la porra antequerana y servir acompañada de rodajas de huevo duro, taquitos de jamón, trozos de tomate crudo o cualquier otro “tropezón”, siempre que no sea dulce.

 Trucos y Consejos

Este plato es ideal para la época estival, aunque se puede tomar durante todo el año.

 Información Nutricional

El pan es un producto que contribuye al equilibrio alimentario, está exento de grasas, sacia a quien lo consume, tiene un sabor neutro ideal para acompañar a otras comidas y es barato. El pan aporta fibra, es rico en hidratos de carbono complejos, siendo su componente más abundante el almidón.

El pan será más nutritivo según el tipo y la calidad de la harina, o los ingredientes añadidos que les pongamos, pero en el pan básico con muy escasas diferencias, la composición cuantitativa es la siguiente: agua: 35%, hidratos de carbono: 55,4%, proteínas: 7,3%, grasas: 1,3% y sales minerales: 1,3%.

Los hidratos de carbono constituyen su nutriente más representativo y son los responsables de que el pan sea considerado, desde el punto de vista nutritivo, como un alimento energético. Pero las proteínas son vegetales, no deben ser despreciadas aunque están en baja proporción y sean de escaso valor biológico.

El pan casi carece de grasas, generalmente las grasas que le añadimos para hacer más suave la masa, por lo que adolece también de falta de vitaminas A, D y E, limitándose, por lo tanto, el contenido vitamínico a las del grupo B (B1, B2, B3, B6 y B9). Entre los componentes minerales tienen importancia el calcio y el fósforo, más baja la cantidad del primero.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina