Disfruta de un plato con mucho sabor, un revuelto fácil de preparar realizado a base de setas.
1kg. de setas (níscalos
pleorotus
champiñones
...)
6 dientes de ajo
4 huevos
50 grs. de jamón serrano
un ramito de perejil
aceite de oliva
pimienta y sal.
Calorías 34 kcal / 100gr
Proteína 4.2 gr / 100gr
Grasa 1.2 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0.5 gr / 100gr
Índice glucémico 15

Este plato, está cocinado con una base de Huevos y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

Disfruta de un plato con mucho sabor, un revuelto fácil de preparar realizado a base de setas.

Revuelto de setas variadas

 Así lo cocinamos

En una cazuela con un poco de aceite de oliva ponemos a freír los ajos picados para elaborar el revuelto de setas.

Cuando pochen, sin que lleguen a dorar, agregamos las setas troceadas y el perejil picado. Salpimentamos. Mareamos durante un cuarto de hora.

Agregamos el jamón serrano picado. Rehogamos durante un minuto y añadimos los huevos levemente batidos. Rehogamos durante unos minutos más hasta que los huevos cuajen. Servimos el revuelto de setas.

 

 

 Trucos y Consejos

Este revuelto se puede aderezar con un poco de jamón picado o sirviéndolo con una tosta de pan.

 

 Información Nutricional

Muchos dietistas coinciden en afirmar que las setas constituyen un excelente alimento, siempre y cuando estén en buen estado de conservación, no sean venenosas, se cocinen de un modo apropiado y sean consumidas en cantidades razonables.

Las setas no se destacan precisamente por tener un contenido alto de calorías. Son alimentos poco concentrados, debido a que la mayor parte de su peso es agua, entre un 75 y un 95%. Sin embargo, su contenido de fibra dietética es alto. Su valor nutricional es muy bueno, contienen una apreciable cantidad de carbohidratos que no son del tipo de los almidones (los que engordan). Son una buena fuente de proteínas, en general contienen más materias proteicas que los vegetales y con un nivel bajo de grasas, predominando los ácidos grasos insaturados sobre los saturados. En relación a los hidratos de carbono, las setas no contienen almidón, aunque sí algunos azúcares poco frecuentes como la malosa y la trealosa. En algunos casos se ha detectado la presencia de lignina, ácido oxálico, ácido tartárico y otros. El tejido de sostén de las setas no es celulosa, sino una sustancia nitrogenada, denominada quitina, que dificulta la digestión de estos alimentos.

Las setas contienen los minerales presentes en su medio de crecimiento, incluyendo cantidades sustanciales de potasio y de fósforo; cantidades menores de calcio, magnesio, hierro y sodio. En general, las setas aportan una tasa de minerales casi igual a la de las carnes. Algunas setas, como el níscalo y el champiñón, contienen cantidades significativas de selenio, elemento al que se le atribuye un efecto protector frente al cáncer.

Son buena fuente de vitaminas, principalmente del grupo B (B1 o tiamina, B2 o riboflavina, niacina) y de vitamina C. Las vitaminas A y D están presentes en pequeñas cantidades.

 

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina