Posee tan solo 70 kcal. /100 ml., y presenta un aporte en hidratos de carbono y proteínas muy equilibrado
1 kilo de tomates maduros
200 gr. de pan del día anterior
250 ml. de aceite de oliva virgen
sal
vinagre de Jerez
2 dientes de ajo
100 gr. de jamón ibérico cortado en taquitos
Calorías 23 kcal / 100gr
Proteína 0.8 gr / 100gr
Grasa 0.2 gr / 100gr
Hidratos de carbono 3.5 gr / 100gr
Índice glucémico 30

Este plato, está cocinado con una base de Sopas y cremas y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Primavera / Verano, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

El salmorejo es, casi con toda seguridad, la elaboración más popular dentro de la gastronomía cordobesa. Es indudable que los orígenes de este plato son humildes, y se piensa que fue introducido en las costumbres culinarias en el siglo XVII ó XVIII, coincidiendo con la aceptación del tomate como alimento.

Salmorejo cordobés

 Así lo cocinamos

Pon a remojar el pan en agua. Una vez remojado escúrrelo con las manos para eliminar el exceso de agua.
Introduce el pan escurrido en el vaso de la batidora y añade el aceite, los tomates, los ajos, la sal y unas gotas de vinagre.
Batimos a velocidad media hasta formar una pasta suave y homogénea.
Pon a punto de sal y vinagre y reserva en el frigorífico para que a la hora de consumirlo esté bien frío.
Puedes aligerar el salmorejo con un poco de agua fría, aunque debes vigilar que éste no quede demasiado líquido, sino más bien con una consistencia cremosa.
A la hora de servirlo, acompañaremos con unos taquitos de jamón ibérico y rociaremos con unas gotas de aceite de oliva.

 Trucos y Consejos

Nosotros hemos acompañado el salmorejo con la clásica guarnición de jamón, aunque también queda muy bien con unas lonchitas de bacalao ahumado, o con atún en aceite.

Salmorejo cordobés

 Información Nutricional

Esta receta suma las propiedades beneficiosas de la dieta mediterránea en cada uno de sus ingredientes, ya que se elabora con hortalizas frescas y pan, todo ello aderezado con aceite de oliva y vinagre de Jerez. Es un plato muy sabroso y refrescante, ideal para consumirlo durante los días calurosos como entrante o como acompañamiento de carnes y pescados.
Posee tan solo 70 kcal. /100 ml., y presenta un aporte en hidratos de carbono y proteínas muy equilibrado, lo que permite incluir esta receta dentro de una alimentación saludable.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina