Completa el plato con una ensalada de hojas verdes y frutas. El contraste de sabores será muy original.
Sardinas
3 tomates
½ cebolla
1 diente de ajo
albahaca
aceite de oliva
sal y azúcar.
Calorías 157 kcal / 100gr
Proteína 18 gr / 100gr
Grasa 9.5 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Pescados y mariscos y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Primavera / Verano, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

La receta que hoy proponemos es perfecta para degustarla en esta época ya que trae reminiscencias marineras.

 

Sardinas con tomate y albahaca

 Así lo cocinamos

Limpiamos las sardinas al gusto de los consumidores e introducimos en agua fría unos 20 minutos. Escurrimos y secamos.
Pelamos y picamos los tomates, la cebolla y el ajo. En una sartén con aceite de oliva pochamos la cebolla y el ajo unos minutos. Cuando comiencen a pochar, agregamos los tomates picados y mantenemos un cuarto de hora a fuego lento. Añadimos una pizca de azúcar, sal y albahaca.
Retiramos y en esa misma sartén y con un poco más de aceite marcamos los lomos de sardina. Servimos las sardinas y acompañamos con el tomate y la albahaca.

 Trucos y Consejos

Completa el plato con una ensalada de hojas verdes y frutas. El contraste de sabores será muy original.

 Información Nutricional

El ingrediente protagonista de esta receta es la sardina, un pescado perteneciente a la familia de los pescados azules que destacan por ser una inagotable fuente de Omega 3, un ácido graso que nos ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares, pues reduce los niveles de colesterol en sangre.
La sardina contiene además una buena cantidad de proteínas de gran valor biológico, así como vitaminas A, D, B2, B3 y minerales muy diversos, como el sodio, el fósforo, el magnesio, el hierro y el calcio.
El tomate, por su parte, tiene un alto contenido en vitaminas C y E, así como la presencia de carotenos en el tomate convierten a éste en una importante fuente de antioxidantes, sustancias con función protectora de nuestro organismo. Además, el tomate es también muy rico en vitaminas, fibra y minerales. El aceite de oliva aportará grasas saludables para el organismo.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina