Decora con unas ramitas de hierbas aromáticas y riega con unas gotas de aceite balsámico. El bocado será delicioso.
10 sardinas
½ l. de agua
125 ml. de vinagre
aceite de oliva
1 mango
tomate confitado.
Calorías 157 kcal / 100gr
Proteína 18 gr / 100gr
Grasa 9.5 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Pescados y mariscos y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Entrante.

Unas sabrosas y nutritivas sardinas es lo que proponemos para comer hoy. Además, las preparamos de una manera muy especial acompañándolas con mango y frambuesas.

Sardinas maceradas con mango

 Así lo cocinamos

Comenzamos limpiando las sardinas y quitándoles la espina.
Ahora, mezclamos el agua con el vinagre y una pizca de sal. Dejamos el pescado en este líquido y reservamos en la nevera unas 4 horas. Pasado ese tiempo, escurrimos las sardinas. Pelamos el mango y los cortamos en trocitos.
Enrollamos las sardinas cerrándolas con un palillo de dientes. Las rellenamos con los trocitos de mango y coronamos con un trozo de tomate confitado. Regamos el conjunto con aceite de oliva y ¡listo!

 Trucos y Consejos

Decora con unas ramitas de hierbas aromáticas y riega con unas gotas de aceite balsámico. El bocado será delicioso.

 Información Nutricional

El ingrediente protagonista de esta receta es la sardina, un pescado perteneciente a la familia de los pescados azules que destacan por ser una inagotable fuente de Omega 3, un ácido graso que nos ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares, pues reduce los niveles de colesterol en sangre.
La sardina contiene además una buena cantidad de proteínas de gran valor biológico, así como vitaminas A, D, B2, B3 y minerales muy diversos, como el sodio, el fósforo, el magnesio, el hierro y el calcio.
El mango, por su parte, la fruta protagonista de este plato, se caracteriza por su escaso valor energético y su alto contenido en antioxidantes.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina