Si quieres solventar de forma rápida una cena, recurre a estas setas a la plancha.
1/2 kg. de setas o champiñones
4 dientes de ajo
100 grs. de jamón serrano
1 vasito de vino blanco
perejil
aceite de oliva
pimienta y sal.
Calorías 34 kcal / 100gr
Proteína 4.2 gr / 100gr
Grasa 1.2 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0.5 gr / 100gr
Índice glucémico 15

Este plato, está cocinado con una base de Otros y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

Si quieres solventar de forma rápida una cena, recurre a estas setas a la plancha.

Setas a la plancha

 Así lo cocinamos

Lavamos las setas y les extraemos el tallo para preparar las setas a la plancha.

Picamos y mezclamos muy bien los ajos, el jamón y el perejil. Rellenamos con la mezcla el hueco de cada seta. Rociamos con aceite de oliva todas las setas con aceite de oliva y la salpimentamos.

En una sartén ponemos un poco de aceite. Cuando esté caliente colocamos las setas todas boca arriba. Dejamos que se vayan asando despacio, sin voltearlas. Cuando comiencen a dorarse por la cara que está al fuego, las regamos con el vino. Tapamos la sartén durante unos minutos.

Destapamos y cuando el vino se haya consumido las apartamos del fuego. Servimos inmediatamente las setas a la plancha.

 Trucos y Consejos

Coloca un dadito de queso en la parte superior de las setas para que se funda.

 Información Nutricional

Muchos dietistas coinciden en afirmar que las setas constituyen un excelente alimento, siempre y cuando estén en buen estado de conservación, no sean venenosas, se cocinen de un modo apropiado y sean consumidas en cantidades razonables.

Las setas no se destacan precisamente por tener un contenido alto de calorías. Son alimentos poco concentrados, debido a que la mayor parte de su peso es agua, entre un 75 y un 95%. Sin embargo, su contenido de fibra dietética es alto. Su valor nutricional es muy bueno, contienen una apreciable cantidad de carbohidratos que no son del tipo de los almidones (los que engordan). Son una buena fuente de proteínas, en general contienen más materias proteicas que los vegetales y con un nivel bajo de grasas, predominando los ácidos grasos insaturados sobre los saturados. En relación a los hidratos de carbono, las setas no contienen almidón, aunque sí algunos azúcares poco frecuentes como la malosa y la trealosa. En algunos casos se ha detectado la presencia de lignina, ácido oxálico, ácido tartárico y otros. El tejido de sostén de las setas no es celulosa, sino una sustancia nitrogenada, denominada quitina, que dificulta la digestión de estos alimentos.

Las setas contienen los minerales presentes en su medio de crecimiento, incluyendo cantidades sustanciales de potasio y de fósforo; cantidades menores de calcio, magnesio, hierro y sodio. En general, las setas aportan una tasa de minerales casi igual a la de las carnes. Algunas setas, como el níscalo y el champiñón, contienen cantidades significativas de selenio, elemento al que se le atribuye un efecto protector frente al cáncer.

Son buena fuente de vitaminas, principalmente del grupo B (B1 o tiamina, B2 o riboflavina, niacina) y de vitamina C. Las vitaminas A y D están presentes en pequeñas cantidades.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina