Sírvela coronada con fresas y tendrás un postre espectacular. Sorprenderá a todos tus invitados.
250 ml. de nata
250 gr. de queso fresco
250 gr. de membrillo
50 gr. de azúcar
mantequilla
galletas
½ limón
gelatina en polvo.
Calorías 261 kcal / 100gr
Proteína 1 gr / 100gr
Grasa 0 gr / 100gr
Hidratos de carbono 62 gr / 100gr
Índice glucémico 65

Este plato, está cocinado con una base de Postres y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Postre.

La tarta de queso que hoy proponemos es muy original pues la vamos a combinar con dulce de membrillo. El resultado: un bocado apto sólo para los más golosos.

 

Tarta de queso con membrillo

 Así lo cocinamos

Comenzamos derritiendo dos cucharadas de mantequilla en el microondas. Cogemos unas 20 galletas y las trituramos mezclándolas con la mantequilla derretida. Mezclamos y la masa resultante la colocamos en el fondo del molde que vayamos a usar. Apretamos bien para que quede un bloque lo más compacto posible.
En un cazo al fuego colocamos el queso fresco, la ralladura del medio limón, la nata y el azúcar. Dejamos a fuego lento para que se mezcle todo bien y retiramos.
Diluimos una cucharadita de gelatina en un poco de agua y añadimos a la crema de queso. Dejamos que se enfríe completamente y vertemos sobre la base de galletas. Reservamos en la nevera unas dos horas. Pasado ese tiempo, trituramos el dulce de membrillo la batidora y la masa resultante la ponemos en un cazo a fuego lento. Removemos hasta que quede una crema homogénea.
Cubrimos con el membrillo la tarta de queso que estaba en la nevera. Dejamos que se enfríe el membrillo y volvemos a introducir en la nevera. Dejamos hasta que esté completamente cuajada y ¡listo!

 Trucos y Consejos

Sírvela coronada con fresas y tendrás un postre espectacular. Sorprenderá a todos tus invitados.

 Información Nutricional

El membrillo es una fruta de otoño que tiene un sabor ácido y que puede emplearse para perfumar las habitaciones por el suave aroma que desprende. Normalmente se consume cocido o en forma de jaleas o dulces, ya que crudo no resulta muy agradable. Por su contenido en taninos puede tomarse como remedio en caso de diarrea.
Por su parte, el queso aportará calcio y la nata grasas. La elevada cantidad de azúcar empleada para elaborar esta receta hace que no se aconseje su consumo en caso de diabetes.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina