La manzana destaca tanto por su capacidad laxante como astringente
3 manzanas de la variedad Golden
600 gr. de queso crema
6 huevos
100 gr. de azúcar
la ralladura de un limón
1 paquete y medio de galletas María
125 gr. de mantequilla.
Calorías 55 kcal / 100gr
Proteína 0.3 gr / 100gr
Grasa 0.3 gr / 100gr
Hidratos de carbono 11.5 gr / 100gr
Índice glucémico 35

Este plato, está cocinado con una base de Postres y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Postre.

Hoy cerramos nuestro recetario con una deliciosa tarta de manzana y queso, un postre muy sencillo y con una presencia de lo más atractiva.

Tarta de queso y manzana

 Así lo cocinamos

Pela las manzanas y córtalas en gajos, los cuales colocaremos en una sartén amplia con mantequilla. Pon la tapadera y cocina a fuego suave hasta que la manzana quede dorada y tierna.

La base: Coloca las galletas y la mantequilla en el vaso mezclador. Tritura hasta conseguir una masa homogénea. Con esta masa vamos a forrar la base de un molde para tartas.

El relleno: En un bol, bate los huevos con el azúcar hasta conseguir una crema suave y homogénea. Ahora, añade el queso crema e incorpóralo al batido anterior con una “lengua” o pala de madera. Por último, rállale al preparado anterior la cáscara de un limón.

Vierte el relleno en el molde con la base de galleta e introduce en el horno hasta que la tarta esté casi cuajada (unos 20 minutos). Entonces, sácala del horno y decora la superficie con la manzana asada. Reservamos en el frigorífico para tomarla fría.

 Trucos y Consejos

Es importante que la tarta no se cuaje demasiado. Lo ideal es sacarla del horno cuando el centro de la misma aún esté blando. Ya en el frigorífico adquirirá la consistencia adecuada: suave y cremosa.

 Información Nutricional

El valor calórico de este postre es elevado, debido a la presencia de alimentos grasos y a la cantidad de azúcar empleada.
Está desaconsejado por lo tanto para las dietas bajas en calorías o de restricción lipídica, así como para las personas diabéticas, ya que el azúcar es fuente de hidratos de carbono sencillos.
En cuanto a la manzana, destaca tanto su capacidad laxante como astringente, es decir, que puede tomarse tanto en caso de estreñimiento como de diarrea. Las manzanas asadas están además indicadas para aquellas personas que deben llevar una dieta blanda, ya que son más digeribles que la pieza de fruta cruda. Sin embargo, no olvidemos que la hemos cocinado con mantequilla, por lo que el valor calórico del postre va incrementarse aún más.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina