La repostería casera, como esta receta de tronco de Navidad, a diferencia de la industrial, se caracteriza por incluir ingredientes naturales de gran calidad
Para el bizcocho: 3 huevos, 75 gr. de azúcar, unas gotas de esencia de vainilla y 75 gr. de harina. Para el relleno de trufa: 200 gr. de cobertura de chocolate, 2 yemas de huevo, 100 gr. de mantequilla, 150 gr. de nata y 3 cucharadas de azúcar glass. Para la cobertura: 50 gr. de cobertura de chocolate y 200 gr. de azúcar glass.
Calorías 445 kcal / 100gr
Proteína 12.4 gr / 100gr
Grasa 21.9 gr / 100gr
Hidratos de carbono 56.8 gr / 100gr
Índice glucémico 55

Este plato está cocinado con una base de Postres y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Ocasiones especiales, y se suele servir a los comensales como Postre.

La Navidad está a la vuelta de la esquina, así que desde Gurmé queremos presentaros algunas ideas para incluir en vuestros menús navideños. Hoy os mostramos esta receta de tronco de Navidad, un postre típico de estas fechas con un acabado muy llamativo y con el cual sorprenderéis a todos vuestros invitados, especialmente a los más pequeños, que disfrutarán de lo lindo con este dulce.

Tronco de Navidad

 Así lo cocinamos

Esta receta de tronco de Navidad tiene diferentes elaboraciones:

El bizcocho: Con la ayuda de una batidora de varillas eléctrica, bate los tres huevos junto con el azúcar y las gotas de vainilla hasta obtener una mezcla bien montada y esponjosa. Ahora ve incorporando la harina poco a poco, al vez que vas removiendo con una cuchara. Pon la masa de bizcocho en una placa de horno rectangular engrasada o con papel sulfurizado, de forma que quede bien extendida y con poco grosor. Hornea durante 25 minutos a 180ºC. Una vez que esté listo el bizcocho, espolvoréalo con azúcar glass, cúbrelo con papel de horno y vuélcalo. Coloca otra hoja de papel sulfurizado sobre la otra cara del bizcocho, enróllalo y déjalo enfriar.
El relleno de trufa: Funde el chocolate con el azúcar al baño María. Una vez fundido, añade las yemas de huevo, remueve y deja enfriar. Incorpora ahora la nata líquida y la mantequilla. Remueve, mezclándolo todo bien, hasta conseguir una crema consistente.
La cobertura: Derrite el chocolate con 4 cucharadas de agua al baño María. Retira del fuego y, sin cesar de remover, ve añadiendo los 200 gr. de azúcar glass.
El montaje: Desenrolla el bizcocho y extiende sobre él una capa, de un centímetro de grosor aproximadamente, de la crema de trufa. Vuelve a enrollar el bizcocho y cúbrelo con la cobertura de chocolate.
Con la punta de un cuchillo, o con cualquier otro utensilio, “dibuja” sobre la cobertura líneas irregulares que simulen la textura de un tronco de madera.
Introduce el tronco de Navidad en la nevera para que se solidifique la cobertura y, por último, decora con unas guindas o unos frutos rojos.

 Trucos y Consejos

Cuando añadas la harina a la mezcla del bizcocho, es importante que vayas removiendo con una cuchara y no con la batidora. Si usas esta última, la masa perderá aire y, en consecuencia, no subirá ni quedará esponjosa. Puedes también decorar el tronco con azúcar glass para simular la nieve.

 Información Nutricional

La repostería casera, a diferencia de la industrial, se caracteriza por incluir unos ingredientes de gran calidad. Los ingredientes básicos para la elaboración de un bizcocho son la harina, los huevos, el azúcar y el chocolate, todos ellos de gran valor calórico y graso. Los huevos son muy ricos en proteínas, pero también van a aportar una buena cantidad de grasas y colesterol. La harina y el azúcar, sin embargo, van a enriquecer el bizcocho con hidratos de carbono.
Si quieres mejorar la calidad nutricional de este bizcocho, puedes emplear harina integral, edulcorantes y aceite de oliva.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Técnicas de cocina
Tipo de cocina