Reportaje Córdoba

Ángela Café, tradición y modernidad a la mesa

Por Jesús Prieto,

El buen comer tiene una parada obligada en Aguilar de la Frontera en el restaurante Ángela Café de la calle Padres Oblatos. Un establecimiento que se fundó en el año 2009 pero que ha continuado con el testigo de todo un emblema entre los bares de tapas de Aguilar, el bar Los Curritos en el Llano de las Coronadas.

Pedro Toledano, su actual gerente, recuerda con orgullo que la base de su formación la adquirió juntos a sus hermanos en Los Curritos de la mano de sus padres Miguel y Ángeles. Su madre se encargaba de la cocina y, de ella, argumenta, «hemos heredado la mítica receta de los callos únicos en Aguilar».

En 2009 emprendieron una nueva aventura con este negocio que lleva el nombre de la matriarca de la familia. Al frente de la cocina está la esposa de Pedro, Carmen Ríos. Precisamente es Carmen la que apunta como plato estrella la presa en abanico. Y es que las carnes a la brasa son uno de sus fuertes. El solomillo ibérico, el solomillo de ternera, la carrillada o las costillas al horno en salsa de barbacoa no dejan indiferentes a ninguno de los muchos comensales que ocupan sus mesas cada día.

No hay que olvidar el crunch de solomillo que, precisamente, ganó uno de los premios de la Ruta de la Tapa de Aguilar en la que participan cada año. Y el pescado no se queda atrás. A destacar el canelón emperador compuesto por pez espada, relleno de marisco y con una salsa de vino. La dorada a la plancha o la lubina acompañadas con ajo y jamón o el lomo de merluza en salsa verde. Todos los productos se compran frescos cada semana poniendo en la calidad uno de sus mayores alicientes.

En tierra de vinos también se dedica especial atención a los caldos sobre todo en sus variedades más jóvenes. Aguilar puede presumir de tener muy buenas referencias en este aspecto y en otras variedades.

Ángela Café cuenta con clientela fija aunque, según señalan, también es habitual ver a personas que acuden por primera vez tanto de Aguilar de la Frontera como de las poblaciones de alrededor.

Las épocas más fuertes en el negocio son las fiestas navideñas y la Semana Santa. En verano los clientes cuentan con una amplia terraza para degustar sus platos por la noche. Una de las notas características es el público joven que ha llegado a convertirse en cliente habitual. Todo ello unido a la facilidad de aparcamiento ha hecho que Ángela Café sea cita obligada en Aguilar.