Reportaje Córdoba

Don PX 1988: De padre y muy señor mío

Por José Ignacio Santiago,

Inicio la crítica con esta común expresión con dos objetivos, el primero es magnificar el producto que hoy nos ocupa y el segundo para daros una idea de qué poder regalar a nuestros padres, y no es que tenga nada en contra de las corbatas y cinturones, pero este regalo quedará grabado para siempre.

don-pxwEn año y medio de Gurmé hemos catado varios vinos de Toro Albalá, pero este es el primer PX de su bodega que pasa por estas líneas. Toro Albalá es conocida en todo el mundo por sus magníficos PX. Hoy nos adentramos en una reciente saca, la del 1988 que acaba de salir en enero al mercado, ya no con el apelativo Gran Reserva como hasta ahora ocurría en añadas precedentes, sino como “old wine” de fácil traducción para un B1 como quien les escribe.
Tremendo, lo podría resumir así
. De fase visual es un vino limpio, aunque con la opacidad que tiene cuesta comprobar su limpieza (recomiendo rotar la copa y ver si en el fondo se “mueve” alguna partícula para determinar su estado). De color negro zaíno, brillante, luminoso y yodado al agitar.
En la fase olfativa de gran intensidad destacan a copa parada aromas de frutas escarchadas y pasas, dátiles y pan de higos, junto con el fondo de corteza de naranja tan característica en vinos made in Antonio Sánchez, grande donde los haya. Al agitar, los tostados de una larga crianza de 29 años, y cuando digo tostados son también torrefactos, café, tabaco, todo ello junto a un fondo licoroso de los 17 grados de alcohol y del toque vegetal del raspón dejado en la prensa.
En boca es muy voluminoso, pero no muy dulce. Me explico. El equilibrio aportado por los polifenoles, la elevada acidez, y el amargor de la madera y vegetal, hacen que el dulzor de la pasa se enmascare. Es un vino redondo con un persistente sabor amargo, con aromas a café, tostados e higos por retronasal. Un gran vino de postre y sobremesa, para tomar fresquito, con una tanda de quesos azules. Recientemente galardonado con un Oro en Mundus Vini, y es que donde va un PX M&M, triunfa. Un Don PX para Don (José, Pepe, Andrés, Manolo, Faemino… que cada uno ponga el nombre de su padre). ¡Salud!