Reportaje Córdoba

Fino Eléctrico El Lagar: Vino de alto voltaje

Por José Ignacio Santiago,

En un momento complicado como en el que nos encontramos no podemos perder las buenas costumbres de descubrir vinos nuevos o matizar sobre algunos que llevan años entre nosotros como el Eléctrico Fino del Lagar. Lo conocí bien en la tienda de vinos «Lagrima Cristi» en c/ Alhakén (Córdoba) donde hacíamos cursos de cata hace casi 20 años y desde entonces ha experimentado varios cambios tanto en su vestimenta y volumen, llegando a los 50 cl actuales, tan demandados en vinos de calidad y para poder consumir la botella fácilmente, como en su estilo, ya que aunque no varía la esencia de la casa, la mano de D. Antonio Sanchez, sí que he observado más afinamiento, una mayor elegancia y seriedad en esta línea.
Es un fino que en fase visual se muestra limpio y brillante de color amarillo paja y ribetes ya algo dorados con unos marcados verdosos. De abundante y rápido lagrimeo y movimiento ágil en copa.
En fase olfativa es de elevada intensidad, con una primera sensación punzante, sin agitar la copa, del acetaldehído producido durante los aproximadamente 9 o 10 años de crianza biológica en sus criaderas y soleras, que se completa, una vez agitemos, con los aromas de bollería, levadura y almendra que la propia crianza produce. Posteriormente las notas balsámicas tan características en los vinos de Toro Albalá, heno, eucalipto, aceituna, verde, yodados, aportan una gran complejidad.


En boca es de entrada seca, de moderado paso por boca, suave, sin apreciarse el alcohol y con marcada salinidad sin ser molesta, dejando un final amargoso que hace más larga la persistencia gustativa. Como aromas persistentes por retronasal, aparte del aroma a levadura, el ahumado y tostado del roble americano se hacen presentes junto con notas a regaliz.

Otros eléctricos de menos años de crianza hemos catado en Gurmé, pero este es de alto voltaje, ideal para jamón y quesos curados, alcachofas, chacinas, carnes blancas a la plancha, o algún pescado graso con potencia aromática. Increíble asociación con la cocina asiática. Un magnifico vino que se embotella una vez al año y que va ganando en redondeo gustativo, y que recomiendo consumir en casa durante la cuarentena.
Como no podemos salir, es una buena oportunidad para ir abriendo esas botellas que vamos guardando en casa o en los trasteros, dar buena cuenta de ellos y mantenernos enológicamente activos.
¡Salud…ahora más que nunca!

Valoración: 

Presentación: 10

Aroma: 8

Sabor/Armonía: 9

Dónde comprar el Córdoba: 

Bodegas Juan Pavón, C/Sagunto, 69
Precio en tienda: 10-11 euros aprox.