Reportaje Córdoba

Taberna Ateneo: Suculentas casualidades del destino

Por Rocío Górriz,

Nada hacía presagiar que el matrimonio formado por Juan Pérez y Elena Fernández acabaría regentando la Taberna Ateneo. Pero un revés laboral los convenció de hacerse cargo del espacio gastronómico de esta casa señorial del siglo XVIII.
Y es que el Ateneo Popular de Almodóvar inició su andadura allá por 1925 con el objetivo de promover la ciencia y la cultura en la población al margen de clases sociales. Desde entonces se ha convertido en sede de las diferentes disciplinas culturales de la localidad. Hace casi siete años que Juan y Elena se hicieron cargo del local. «Elaboramos una cocina fundamentalmente tradicional, de casa, aunque con alguna que otra pincelada de fusión. Nuestro hijo está estudiando cocina y nos ha orientado mucho en nuestro estilo culinario»…
Turistas y devotos locales comen bajo el techo abovedado atraídos por la oferta turística de un pueblo que últimamente se ha dado a conocer por su Castillo, escenario de «Juego de Tronos». Así pues, en esta nueva etapa de la Taberna, «nuestros clientes pierden la cabeza por el Carré de cochinillo a baja temperatura, que ha tenido una magnífica aceptación. Otros de nuestros platos estrella son la carrillada al Pedro Ximénez, el rabo de toro, el bacalao al horno con pimientos del piquillo y gambas y, por supuesto, algo tan cordobés como nuestros flamenquines y croquetas», afirma Elena.
No obstante aires de modernidad llegan a su cocina, y tientan a sus comensales con bocados tan sabrosos como la ensalada tibia de salmón y gulas, cuando es la temporada de este pescado. «También lo empleamos en otras elaboraciones como tataki de salmón y salmón marinado. También nos atrevemos con el tataki de atún», añade Juan..
Sin embargo, no se dejan llevar sólo por modas o corrientes gastronómicas. Ofrecen a sus clientes una cocina de temporada. «Ahora en otoño cocinamos setas y carne de caza. Y este año repetiremos la inclusión del atún de almadraba en nuestras sugerencias, que fue un éxito total el año pasado», asegura la chef de la Taberna.
Juan defiende la «despensa» de nuestra tierra: «Nos gusta trabajar con los productos de cercanía. Tenemos una buena carta de vinos con D.O. Montilla-Moriles. Además, nos encanta el jamón ibérico y la carne procedente del Valle de Los Pedroches: presa o secreto ibérico de bellota. Y tiramos de la huerta de la zona: en nuestra cocina no falta ni sus patatas ni sus pimientos», explica.