Reportaje Córdoba

Manuel Pérez, Aceites Germán Baena: «Nuestro aceite es muy valorado en todo el mundo»

Por P. Cruz,

Manuel Pérez, Aceites Germán Baena: «Nuestro aceite es muy valorado en todo el mundo»

La cooperativa del mismo nombre es una de las marcas de referencia de la Denominación de Origen Protegido (DOP) Aceites de Baena como consecuencia de la calidad del aceite que comercializan desde hace 47 años. El máximo responsable de la firma, Manuel Pérez, hombre experto en la materia donde los haya, destaca la labor de su equipo humano a la hora de que sus producciones tengan ese aroma afrutado tan característico de esta zona de la provincia de Córdoba y que tan buena aceptación tiene.
—¿Qué diferencia a los aceites de Germán Baena del resto? 
—Nosotros comercializamos nuestro aceite a través de tres marcas: Germán Baena, Duque de Baena y Hacienda Real. Todos ellos son aceites de oliva virgen extra. La diferencia es que el primero de ellos sí está filtrado y los otros no. Creo que nuestro aceite se diferencia mucho del resto. Yo soy socio de otras cooperativas y lo que producimos en Germán Baena tiene una calidad superior. En mi opinión, la clave está en el maestro del molino, que es unos de los mejores que hay en España. Es una persona que lleva trabajando con nosotros más de treinta años y es capaz de sacar un aceite de una enorme calidad todos los años, independientemente de como venga la cosecha.
—Siempre han apostado por un modelo tradicional de producción. ¿Cuál es el motivo?
—Esta forma de trabajar nos ha permitido conseguir un aceite de gran calidad que es muy valorado en todo el mundo ahora mismo. Estamos en una zona geográfica con un microclima que permite un buen desarrollo del olivo. Cada año envasamos en torno a un millón de kilos de aceitunas, y mucha de esta mercancía la estamos comercializando fuera de nuestras fronteras.
—¿Cómo se consigue ese sabor afrutado tan característico del aceite de Germán Baena?
—Ese aroma tan peculiar se consigue mediante la mezcla de aceitunas picudas, hojiblancas y picuales. También destaca por su color oro.
—La cooperativa resalta las bondades para la salud del “oro líquido”. ¿Por qué?
—Nuestro aceite destaca por no llevar ningún aditivo ni ningún condimento. Es un virgen extra con un gran sabor que, además, previene contra enfermedades cardiovasculares, facilita la digestión y actúa sobre los huesos.
—¿Cómo es la relación del aceite de Germán Baena con la gastronomía tradicional de la zona?
—Nuestros productos son ideales para la cocina. Es muy utilizado en multitud de platos tradicionales de Baena y de Córdoba en general. Por ejemplo, en el caso del salmorejo, el aceite es la base sobre la que se sustenta el resto de ingredientes. En Córdoba capital hemos participado en varias catas gastronómicas.
—¿Su aceite es muy demandado por la hostelería?
—Nuestros productos son de una alta calidad y eso es valorado por muchos establecimientos a la hora de preparar sus cartas. Esto es reconocido por grandes firmas distribuidoras, como es el caso de El Corte Inglés. También muchas personas desayunan con nuestro aceite. Sin embargo, también es cierto que otras empresas del sector hostelero y hotelero, sobre todo las de menos tamaño, prefieren apostar por un producto más barato.
—Cuenta con una tienda virtual en su página web. ¿Qué balance hacen de esta vía de comercialización que se viene imponiendo?
—Estamos muy contentos porque es una herramienta que está funcionando muy bien porque a través de ella estamos vendiendo mucho aceite a todo el mundo. Incluso tenemos pedidos de países tan lejanos como es el caso de Japón o China.
—La cooperativa nació en 1972. ¿En qué situación se encuentra actualmente a punto de cumplir medio siglo?
—La cooperativa a día de hoy goza de muy buena salud y está muy bien considerada dentro del sector. Es verdad que hace algunos años hubo algunos problemas, pero se han conseguido superar satisfactoriamente y actualmente está completamente saneada desde el punto de vista financiero.
—¿Qué medidas serían necesarias adoptar para que las exportaciones de aceite fueran superiores a las actuales?
—Lo primero es enseñar al gran público las grandes bondades de este alimento. Hay que tener en cuenta que gran parte de la población mundial no lo conoce. A partir de ahí se puede entrar en nuevos mercados. También uno de los grandes problemas que hay en nuestro sector es la existencia de un alto nivel de especulación, algo que se refleja en los bajos precios que hay a día de hoy. Es una situación muy injusta.