Reportaje Córdoba

La Malagueña: Pescado de lujo y costa en plena Sierra

Por Felipe Osuna,

Dicen que las mejores opciones para el buen paladar pueden encontrarse en los lugares más inesperados. No hace falta una decoración a la última moda, ni rústica, ni añeja para dar un toque de sabor y frescura a un buen plato. Sobre todo, calidad. Quizás, la mejor elección para reencontrarse con la cocina más tradicional sea en un local sin estridencias, en el que puede ojearse con tranquilidad una carta, en la que el pescado es el producto predominante (superior) y, si encima, es totalmente fresco, todavía más a favor del buen comensal. De la mar al plato.
Desde 1940, el restaurante La Malagueña viene siendo un lugar de encuentro archiconocido para los vecinos de Cabra y también, para todos aquellos que llegan recomendados y repiten, ante la calidad de sus productos acompañados de un buen precio, siendo un local muy concurrido en festivos y fines de semana, por lo que es recomendable que el público sea previsor y se acerque temprano para pedir mesa. No se reservan mesas, pero siempre acaba encontrando uno sitio.
La familia Triano, o una rama del a misma, una saga de pescaderos muy conocida en la ciudad, regenta este bar donde la relación calidad-precio es abrumadora. Si el cliente se deja aconsejar por Jorge o su hija, podrá degustar un buen plato de gambas rebozadas. Y hacemos aquí una parada porque en pocos lugares se pueden comer unas gambas rebozadas de textura y sabor igual. No hay que olvidar otros componentes de la tabla de pescaíto frío, el bacalao a la vizcaína, y también carnes como el rabo de toro, un buen solomillo al roquefort o a la plancha, además de uno de los platos típicos cordobeses como es el flamenquín.
Con la compañía de un buen vino el visitante podrá sentirse como en casa dado el ambiente distendido que caracteriza al local cuya clientela es muy diversa y sin límite de edades.
Al que le guste la casquería tiene aquí otro templo para disfrutar de ella ya que se incluye en la carta sesos o criadillas (con poca presencia en las cartas), platos preparados con gran esmero y calidad en el producto. Tampoco falta en su carta las verduras procedentes de las huertas egabrenses, elaboradas en forma de revuelto o ensalada. También es recomendable degustar las alcachofas tanto fritas como a la montillana y por supuesto, el revuelto de espárragos.
Aparte de sus buenos plato, la Malagueña, es un establecimiento ideal para los que prefieran ir de tapeo, sin necesidad de tener que coger el coche ya que está ubicado en pleno centro de Cabra.