Reportaje Córdoba

Hospedería del Carmen, sano y natural

Por Sandra Núñez,

Cobijada por los muros de la iglesia del Carmen de Castro del Río se encuentra la Hospedería del Carmen. Un antiguo convento carmelita fundado en 1555, según el historiador Juan Aranda Doncel. Este bello edificio está desde hace casi tres años bajo la dirección de José Aguilar que lo ha convertido en un lugar de referencia en el que alojarse y degustar la cocina tradicional con mimo y esmero.
Cerca del 70 por ciento de sus clientes y comensales son extranjeros y otros muchos nacionales que han elegido la Hospedería del Carmen como parada obligatoria en sus desplazamientos. No es de extrañar ya que José Aguilar, cocinero también, cuida al máximo los detalles y ofrece «platos sanos, naturales para disfrutarlos todo el año», explica. Orgulloso asegura que la cocina de la Hospedería se basa «en recetas tradicionales, que no se han modificado, no es una cocina de diseño» siempre con el objetivo de «que los sabores no se pierdan».
Los pilares de esta cocina que aprendió de su madre son «la constancia y la calidad» destaca. Elabora sus platos con ingredientes de la tierra, «todo natural», insiste. Los campos que rodean Castro del Río son su despensa. A pesar de que la especialidad de la casa venga de los fríos mares de Islandia, eso sí, traídos por manos castreñas. Se trata del bacalao calidad suprema de Albacor. Inamovible de la carta junto con las carnes a la brasa. José Aguilar lo prepara frito, en revuelto, a la brasa con aceite crudo y cebolla natural, una mezcla de sabores fuertes en idílica armonía que enamoran el paladar. Lo mismo ocurre con su preparación al papillote. Aquí, el comensal se deleita además con los aromas que emanan tras rasgar el papel de aluminio que envuelve su plato. También está el bacalao al Carmen, elaborado con una salsa casera.
Durante la Cuaresma y la Semana Santa, este pescado se codea con el potaje «cofrade» y las espinacas con garbanzos mientras que en verano se relaciona con el salmorejo y el picadillo de naranja mozárabe.
En cuanto al segundo pilar de la carta de la Hospedería, las carnes a la brasa, la hamburguesa de buey con queso de cabra con reducción de cebolla se está haciendo un hueco importante. Para los que se quieran dar un capricho, el chef aconseja unos deliciosos carabineros preparados para que el comensal no tenga que lidiar con diferentes herramientas y pueda disfrutar al cien por cien de este crustáceo.
La Hospedería del Carmen es ese lugar donde la comida sana y natural ha logrado la victoria.