Reportaje Córdoba

Diez sitios para saborear La Ribera

Por María José Martín,

La margen del río Guadalquivir, entre Ronda de Isasa y el Paseo de La Ribera, que hasta hace no mucho estaba olvidada por locales y foráneos, se ha convertido en uno de los puntos neurálgicos de la gastronomía cordobesa en los últimos años.
En sus locales y terrazas bendecidas por el sol encontramos propuestas para todos los gustos, desde las más tradicionales a las más vanguardistas, que atraen cada vez a más turistas y también a clientes cordobeses, sobre todo los fines de semana.
Pasen y vean lo que se cuece a este lado del río.

 

amalteaw

Amaltea

Es uno de los pioneros de La Ribera, que sigue en la brecha. Desde el año 2000 predica el ‘slow food’ y la dieta mediterránea y su carta incorpora influencias de diversas culturas, como la italiana, la marroquí o la asiática.
Entre sus ingredientes encontramos verduras y frutas procedentes de las huertas de cercanía, además de huevos y vinos ecológicos y pescado de pesca sostenible.
Entre sus propuestas figuran el tartar de atún con helado a la pimienta de Sichuán, el escabeche de pavo con cebollitas y zanahorias agridulces o el cuscús de verduras.
También disponen de una carta de vinos variada y golosos postres.
Aunque no dispone con zona de terraza, sus amplios ventanales permiten disfrutar de buenas vistas de La Ribera.

Ronda de Isasa, 10

 

bodegasmezquitaw

Bodegas Mezquita Cruz del Rastro

El tercer restaurante del grupo Bodegas Mezquita, situado en la Cruz del Rastro, sigue apostando por el modelo que tan bien les ha funcionado hasta ahora, basado en un concepto de cocina cordobesa tradicional que recupera recetas del pasado árabe y judío, a la vez que propone nuevos sabores y tapas.
Entre sus imprescindibles figuran el salmorejo cordobés y también el salmorejo blanquiverde, las berenjenas califales –con arrope en vez de miel de caña–, las croquetas de jamón y de boletus, muy cremosas, el rabo de toro y su selección de postres caseros.
Para acompañar, cuentan con una carta de vino amplia con referencias nacionales y extranjeras a un precio razonable.

Plaza Cruz del Rastro, 2

 

canadianriow

Canadian Río

El hermano ribereño del Canadian de Ciudad Jardín goza de una gran terraza en Ronda de Isasa, junto a la Cruz del Rastro.
Su carta ofrece una visión renovada de la cocina tradicional, e incluye platos como la ensalada thai, las berenjenas rellenas de Cheddar y bacon, el solomillo de pollo Cajún o el atún al papillote con mojo picón, el lingote de merluza en salsa verde o el lomito de bacalao a la vizcaína con pisto.
Como postre, no fallan el flan de queso o la tarta de tres chocolates.

Ronda de Isasa, 4

 

cocinaw

Cocina 33

Algo más apartado, en el local que antiguamente ocupaba La Boca, Cocina 33 apuesta por sabores internacionales sin olvidar la esencia de la gastronomía cordobesa.
Su mezcla de sabores se traduce en una cocina de vanguardia que renueva conceptos tradicionales basándose en productos de gran calidad.
Además de la cocina española, sus platos despiden efluvios de otras culturas, como la cocina americana, tailandesa o japonesa.
Aparte de sus ricas samosas, el comensal puede decantarse por alguno de sus risottos, el vacío de ternera asado con costra de especias y, según la disponibilidad, carne de cocodrilo, cebra o camello.

Paseo de La Ribera, 24

 

flamenkaw

La Flamenka

A pocos metros del Puente Romano encontramos La Flamenka, un enclave donde se combinan tradición y tendencias tanto en su decoración como en una carta de tapas y vinos muy cuidada.

En la cocina utilizan solamente productos frescos, con los que elaboran una carta de tapas totalmente casera. Cada uno de los platos del recetario cordobés está elaborado de la manera más clásica y tradicional.
Por otro lado, también ofrecen otros platos de la cocina internacional, como el tataki de atún, risotto de setas y parmesano, el wok de pollo y verduras o la hamburguesa de buey, además de propuestas innovadoras como la ensalada de melón y salmón, el carbón de bacalao, rollito de merluza con gambas y, de postre, el goloso de chocolate.

Ronda de Isasa, 10

 

furgow

La Furgo

Este original restaurante rinde homenaje a las furgonetas de comida ambulante o ‘food truck’ que proliferan en ciudades como Berlín o Nueva York.
En su viaje callejero, La Furgo ha ido recogiendo ideas de distintos lugares y ha configurado una carta ecléctica basada con elaboraciones internacionales, en la que se mezclan risottos, hamburguesas artesanales, noodles, tataki de atún, rollitos vietnamitas o tacos.
Ya sea en su agradable terraza o en el interior, divertido y original, resulta imperdonable terminar la comida sin probar su tiramisú casero o alguno de sus cócteles.

Ronda de Isasa, 7

 

regaderaw

La Regadera

Lo primero que llama la atención al adentrarse en La Regadera es el pequeño huerto con plantas aromáticas que se yergue en el centro del local.
En este local inundado de luz natural encontramos una cocina de mercado que se plasma en una carta no excesivamente amplia pero muy suculenta. Sin olvidar las sugerencias inspiradas por los productos de temporada.
Son antológicas sus croquetas de jamón ibérico de bellota con mahonesa de ajos confitados y cebollino o el rabo de toro deshuesado, su jugo concentrado y mousse caliente de patata. Aunque también ofrecen platos diferentes como el tataki de presa ibérica o el bacalao sobre crema de espárragos, además del helado de violetas con fresas.
Su carta de vinos es digna de los mejores restaurantes, con opciones para copear a buenos precios.

Ronda de Isasa, 10

 

tinajaw

La Tinaja

Si lo que busca es degustar unas buenas tapas al sol, ha llegado a su destino. Tanto en su gran terraza como en el interior, decorado con buen gusto, el comensal puede elegir entre su extensa carta de tapas o una comida más formal.
En su carta destaca la cocina de mercado, representada por elaboraciones como las tinajitas bravas, el tataki de salmón o el involtini de carrillada ibérica y salsa de oloroso.
No dejen de probar su mazamorra con atún rojo ahumado y uvas, una propuesta infalible con la llegada de las altas temperaturas.
Para acompañar la comida, nada mejor que elegir entre alguno de los vinos de su amplia y actualizada carta.

Paseo de La Ribera, 12

 

sojofusionw

Sojo Fusión

En este restaurante de estilo neocolonial encontramos una de las cartas más cosmopolitas y modernas de la ciudad.
Desde la hora del desayuno hasta los cócteles de altas horas de la noche, Sojo Fusión ofrece un amplio abanico de posibilidades, ya sea en el cuidado interior o en la gran terraza, rodeado de plantas tropicales.
En su carta proponen platos como el paté de perdiz con chutney de cebolla y pasas, la caballa a la llama con wok de verdura o las costillas BBQ con patatas «Los Hamptons».
A la hora de pedir un cóctel, es difícil decidirse entre alguno de sus margaritas, mojitos o caipirinhas.

Calle Enrique Romero Torres, s/n

 

tabernariow

Taberna del Río

Cuenta con una estupenda ubicación, entre La Ribera y la calle Enrique Romero de Torres, y una magnífica azotea con vistas panorámicas.
Como digno representante del Grupo La Montillana, en la Taberna del Río no pueden faltar los mejores vinos de la tierra, para acompañar a una cocina de calidad de elaboración casera.
En su carta, que cambia cada seis meses, dan una vuelta de tuerca a platos tradicionales como la mazamorra, que sirven con confitura de pera ecológica y virutas de atún ahumado; o el rabo de toro, preparado en risotto, con parmesano y almendras.
No se vayan sin pedir el taco de salmón a la parrilla, cebolletas dulces y curry rojo o su postre elaborado a base de crema de queso de Zuheros, leche infusionada con dátil y torta Inés Rosales.

Calle Enrique Romero de Torres, 7