Reportaje Córdoba

¿Dónde comen los famosos cuando vienen a Córdoba?

Por Rocío Górriz,

¿Dónde comen los famosos cuando vienen a Córdoba?

Los vecinos de la cordobesa Plaza de San Hipólito aún deben estar frotándose los ojos al encontrarse de manera casual con el mismísimo Rey de España accediendo al Bar Pataya. Felipe VI y un grupo de amigos dieron buena cuenta el pasado otoño de la gastronomía cordobesa en el piso inferior del establecimiento. El dueño de Bar Pataya, Andrés Avilés, confesó que el monarca y sus compañeros de promoción se deleitaron con salmorejo, rabo de toro, ensaladilla de gambas, bolitas de flamenquín, dorada a la espalda, pastel cordobés «y su buen café».

rey-pataya-cordoba-kjob-620x349abc

Otra de las grandes sorpresas del año vino de la mano de Rosalía, que mandó llevar a su camerino algunas elaboraciones de La Taberna de Almodóvar.

Nanita Bar, el «hermano pequeño» de Noor Restaurant, atrae a celebrities como el guitarrista cordobés Vicente Amigo o el crítico gastronómico de ABC Carlos Maribona. Por su parte, rostros tan conocidos como Juan Echanove, Macarena García o el chef Ferrán Adriá prefieren dar rienda suelta a su pasión culinaria en Noor.

Otro de los bastiones gastronómicos de las celebrities es La Ermita de la Candelaria. El restaurante del empresario Javier Campos ha recibido ya la visita de Pepe Reina, Ana Rosa Quintana, Mario Vargas LLosa, Fernando Romay, Mar Flores, Roberto Torretta, Paloma Cuevas, Juana Martín, Antonio Gala, Ernesto Sáez de Buruaga y Gemma Mengual, entre otros

vargasllosa

Por La Tranquera, en plena Judería, han pasado el periodista Carlos Herrera y los actores Álex García y Verónica Echegui, en busca de la mejor comida argentina.

Por su parte, Terelu Campos y Carmen Borrego han preferido el buen hacer de Casa Antonio, al igual que Makoke, Vicente Amigo o el cantaor Arcángel.

terelu

Uno de los últimos en incorporarse a la lista de preferidos por los famosos es La Casa de Manolete Bistró. La periodista Almudena Navalón, esposa de Manuel Carrasco, junto a su familia, ocupó una de sus mesas. Al igual que Luis Alfonso de Borbón, que acudió a una tradicional comida navideña de empresa.